TecnoXplora » Internet » Empresas

Y EL PRECIO MEDIO CAE HASTA LOS 6,81 EUROS

España compra dos millones de e-books al año: se acabó el sueño digital

Los lectores españoles compran casi dos millones de e-books cada año. Sin embargo, los editores están muy preocupados. Los precios bajan, pero las ventas se frenan. Con tan solo cinco añitos, el libro electrónico se deja barba y se convierte en un mercado maduro.

e-reader Kindle de Amazon

Coveritmedia Kindle, de Amazon

Publicidad

Cuando hace unos meses dijimos ‘españoles, el boom de los e-readers ha terminado', ahora cuando hablemos de los e-books (el contenido), podremos también decir que antes de que se inflara el globo, el globo ha hecho… ffff.

No en vano, España compra cada año casi dos millones de libros electrónicos y se confirma que la lectura en pantallas ya no es una novedad, sino más bien un hábito. Sin embargo, los editores están preocupados, mucho.

Ya no se multiplican por cinco o por seis las ventas de títulos, ni siquiera se están duplicando como en años anteriores. Como en otros países, todo apunta a que un negocio del que se había dicho que era el futuro del sector editorial es ya un presente que pinta gris.

Mientras que la venta de tabletas se dispara hasta los 3,5 millones en plena crisis, la de los e-books está tocando techo. Si viajamos del presente al pasado, encontraremos por qué.

Las editoriales han rebajado los precios medios de los libros electrónicos casi un euro por año desde los 9,58 euros de 2011 hasta los 6,81 euros actuales, según cifras facilitadas por la consultora GfK a TecnoXplora.

Hace tres años, las editoriales comenzaron a digitalizar su catálogo y lanzar casi al mismo tiempo todas sus novedades para papel y pantallas. El volumen de oferta hizo crecer el interés de unos lectores que reprochaban que no existían títulos en digital, y tenían que conseguirlos -digamos- ‘de otra manera’.

En 2011, se vendieron 195.739 e-books. Un año después, las ventas superaron el millón hasta los 1.298.897 títulos. Y todo hacía presagiar un posible boom de los e-books, como estaba ocurriendo con los e-readers o las tabletas. Sobre todo, en un país como el nuestro en el que cada año se publicaba un millón de títulos en papel.

Entre 2012 y 2013, las editoriales veían cómo se duplicaban sus cifras: de 1,2 millones se pasó a despachar 1,9 millones en 2013, según GfK, gracias a que editaban para pantallas tanto catálogo antiguo como novedades.

Actualmente, hasta junio, se han vendido 1,014 millones de e-books, con lo que todo apunta a que el crecimiento a final de año será tan plano como la Meseta. Y lo que preocupa es que la facturación, que es de lo que realmente viven los editores, puede que ya no sume dos dígitos de incremento.

Es cierto que estos números solo hablan de ventas en España y no suman lo que se coloca en Latinoamérica, que suele rondar el 40% de los ingresos de los editores. Pero sí es sintomático.

Hace tres años, los lectores se quejaban de que las editoriales no apostaban por el e-book y que si los vendían era a precios demasiado caros, casi equivalentes a la edición en papel. Luego, llegó Amazon y lo revolucionó todo, encolerizando, de paso, a los libreros, justo en plena crisis económica.

Ahora, con un volumen de casi dos millones de e-books, quienes se quejan son los editores. ¿Ha tocado techo el mercado del libro electrónico? En los despachos de las grandes editoriales están preocupados. Y creen que sí.

Se acabó el sueño digital.

Publicidad