TecnoXplora » Internet » Empresas

DE EMPRESAS ESTRELLAS A EMPRESAS ESTRELLADAS

Nokia y Blackberry tienen lecciones para Apple y Samsung

Apple y Samsung dominan el mercado de los teléfonos inteligentes con sus productos, pero en la historia de la tecnología han sido pocos los que mantuvieron una posición de liderato durante muchos años. Hace no mucho tiempo, las líderes indiscutibles eran Motorola, BlackBerry (entonces RIM) y Nokia.

Cámara del iPhone 5S

Apple Cámara del iPhone 5S

Publicidad

Guillermo del Palacio | @13370N3 | Madrid
| 07.02.2014 07:40

A finales de enero Google vendió a Lenovo la división móvil de Motorola, compañía que había comprado por 12.500 millones de dólares. La firma china pagó 2.910 millones de dólares al buscador, que recientemente había lanzado al mercado dos teléfonos fabricados por esta división, Moto G y Moto X. Sin embargo, hace no mucho Motorola era una de las líderes del mercado. Es más, el mítico Motorola V3 Razr todavía es uno de los terminales más vendidos de la historia, aunque lo fuese en un tiempo en el que lo que importaba en un móvil era que fuese pequeño.

Detrás de la primera compra estaba la necesidad de Google de conseguir patentes, pero sirvió para demostrar cómo había cambiado el mercado. BlackBerry es otro ejemplo y, para su desgracia, uno para el que ya es demasiado tarde.

Hubo un momento no muy lejano en que la compañía era el Justin Bieber de la industria: joven, exitosa, prepotente y canadiense. Durante un tiempo la palabra blackberry fue sinónimo de teléfono móvil, especialmente cuando se hablaba de mensajería.

Sin embargo, este éxito cegó a sus dirigentes, que se negaron a adaptarse a las demandas de la industria. No fueron capaces de ver que, por mucho que presumiesen de seguridad y soluciones empresariales, gran parte de su mercado eran unos chavales a los que todo eso les daba igual. Así, por ejemplo, se negaron a incluir cámaras en sus teléfonos y para cuando quisieron adaptar su plataforma a los nuevos tiempos (táctiles) ya era demasiado tarde.

Curiosamente, cuando llegó BlackBerry 10 tuvo que competir por las sobras del mercado con Windows Phone, que tenía un embajador otrora intratable: Nokia.

En apenas dos años, los finlandeses pasaron de ser los mejores a prácticamente desaparecer. De ser los Beatles, a Camela. En este caso, el motivo fue no querer saber nada de Android. Eso sí, su alianza con Microsoft no les ha ido mal del todo y tras unos meses complicados han conseguido establecerse como la tercera alternativa. Todavía no son Lennon, pero al menos no se han quedado en Ringo.

¿Y qué tiene esto que ver con Apple y Samsung? Muy sencillo: es un tema de vello facial. Cuando las barbas de tu vecino veas quemar, pon las tuyas a fabricar los teléfonos que quiere el mercado, dice un famoso refrán de Silicon Valley que nos acabamos de inventar.

Las dos empresas han recibido un aviso este año. Las ventas de sus buques insignia, iPhone 5S y Galaxy S4, han sido buenas, pero no espectaculares. Además, ha habido experimentos fallidos, como iPhone 5c o las versiones bastardas del teléfono de Samsung. De nuevo, todavía no hay motivo para preocuparse, pero podría haberlo.

De todos modos, parece que ambas compañías han captado el mensaje. O, al menos, eso sugieren los rumores. Por un lado, se espera que Apple se pase por fin a las 4,5 pulgadas (como poco) en su próximo iPhone. Le pese a quien le pese, el tamaño importa. Da igual cómo lo utilices.

Por su parte, Samsung parece haber aprendido la lección y prepara un evento más sobrio para el 24 de febrero, cuando se espera que presente el Galaxy S5. Se espera que el teléfono se desmarque un poco de lo visto hasta ahora en la gama, precisamente para diferenciarse de ella y ofrecer una imagen nueva.

Mientras, HTC, Lenovo, Huawei, LG y hasta Nokia, afilan sus cuchillas de afeitar.

Publicidad