TecnoXplora » Internet » Empresas

A TRAVÉS DE LINKEDIN

El emprendedor que hizo negocios con Skype gracias a su LinkedIn

Quien piense que las grandes multinacionales no son receptivas tal vez es que carece de buenas ideas. Al menos si una de ellas es Skype. Los responsables del servicio de videoconferencias están abiertos a escuchar propuestas si resulta que son interesantes. Si no pregúntale a Tom Popomaronis.

Tom Popomaronis

TecnoXplora Tom Popomaronis

Publicidad

David G. Ortiz | @gomezortiz | Madrid
| 29.04.2014 10:48

La única regla en esto del emprendimiento es que no hay reglas. Si algo nos demuestra la experiencia es que no puedes fiarte de lo que hayan hecho los demás: lo que sirve para un caso no funciona en otro y viceversa. Cada cual ha de elegir la estrategia que mejor se adapte a la idea que le ronda la cabeza, ya sea el lanzamiento de un nuevo producto, el desarrollo de una nueva red social (¿otra?) o una aplicación para dispositivos móviles.

Si no que se lo digan Tom Popomaronis, que probó suerte en LinkedIn y consiguió a un cliente de lujo: Skype

Lo que Popomaronis tenía entre manos era Opia Talk, un 'widget' que los dueños de tiendas electrónicas pueden insertar en sus webs para atraer nuevos visitantes ¿Y cómo? Aprovechando el efecto social y el tirón de los descuentos. Tantas veces como quiera, el propietario del comercio electrónico puede activar una promoción que irá asociada a una determinada recompensa (por ejemplo, gastos de envío gratis).

En ese momento, comienza una cuenta atrás para el comprador, que solo podrá copiar al código promocional cuando hayan accedido a la promoción equis personas. No se puede ir de la página y tiene que hacer lo posible por que entre más gente cuanto antes compartiendo el link en Facebook, por ejemplo. Así da a conocer la tienda a más personas porque tiene un aliciente para recomendarla de forma casi involuntaria. Un negocio redondo, ¿no?

Pues todavía es mejor. Tanto el comprador original como los amigos y familiares que haya traído consigo tendrán que dar su correo para que la cosa funcione ¡Menuda base de datos que se va a montar el comerciante en un momento! Así, de cara al futuro, podrá saber qué tipo de publico accedió a la web y afinar su puntería a la hora de diseñar su publicidad.

Una buena idea necesita un buen equipo

Cuando puso en marcha su iniciativa allá por 2013, Popomaronis echó mano de la recurrente LinkedIn en busca de talento. Allí, además de buscar los compañeros de viaje que necesitaba, pretendía recabar las opiniones de otros empresarios del sector acerca de su novedosa herramienta. Quería saber lo que pensaban los mejores para poner la guinda a su proyecto.

Así que comenzó a mandar mensajes a diestro y siniestro, sin reparar en gastos. Tanto es así que se dejó la friolera de 750 dólares (540 euros), a 10 dólares por cada mensaje que mandaba a una persona que no estuviera dentro de su red de contactos. Y todo sin saber si alguno llegaría a contestar.

De hecho, la inmensa mayoría hicieron caso omiso a su consulta, pero hubo una empresa que sí se interesó por su trabajo. Y no una empresa cualquiera. Hablamos nada más y nada menos que de Skype. La fortuna quiso que, entre las muchísimas botellas que lanzó el intrépido Popomaronis al océano de Linkedin, una fuera a parar a un despacho de la empresa propiedad de Microsoft. Aún más, tuvo la suerte de que se fijaran en Opia Talk y acabaran convirtiéndose en su primer gran cliente.

Para que te hagas una idea de su envergadura, la firma arrancó con una inversión inicial de 250.000 dólares (180.000 euros), a día de hoy persigue el objetivo de completar una segunda ronda de 500.000 dólares (360.000 euros) y su fundador tiene en mente un objetivo de financiación más ambicioso que ronda los cuatro millones de dólares (2,8 millones de euros). Tampoco estamos hablando de sumas delirantes de dinero...

Por supuesto, tras el éxito de su primera tentativa, el creador de este 'widget' tiene listo ya el mensaje de agradecimiento que remitirá a todos los que tuvieron a bien echarle un cable y piensa seguir sacando partido a LinkedIn para encontrar clientes. Desde los más pequeños hasta las más importantes compañías.

Publicidad