TecnoXplora » Internet » Empresas

14.680 ANTORCHAS PARA REMONTAR

El emprendedor catalán que evitó la quiebra fabricando las antorchas de los JJOO

Estaba al borde de la quiebra, pero de repente le cayó del cielo un contrato: el de la fabricación de 14.680 antorchas olímpicas para Río.

Antorcha de los Juegos Olímpicos de Río 2016

Agencias Antorcha de los Juegos Olímpicos de Río 2016

Publicidad

Los Juegos Olímpicos siempre suelen traernos historias medianamente épicas: el atleta que gana una medalla tras salir de una lesión, el que fracasa tras años de entrenamiento, el que se lesiona nada más llegar, el que cumple la promesa que en su momento hizo a alguien... Más allá de la pura competición, los JJOO siempre aportan una especie de simbolismo extra.

Este simbolismo, sin embargo, no siempre se acaba en el mero deporte, sino que se traslada a otros ámbitos no relacionados. En este caso os traemos una historia de superación en un sector muy distinto: el empresarial.

Todo empezó entre 2011 y 2012. Por aquel entonces, el emprendedor catalán Jordi Granados dirigía Awa Premis, una empresa de I+D que, entre otras cosas, se dedicaba al diseño de trofeos deportivos en una época en la que el sinfín de dinero público hacía crecer de manera muy voluminosa el número de competiciones deportivas de cualquier tipo.

Sin embargo, la llegada de la crisis afectó de dos maneras muy graves a Awa Premis: por un lado, el número de competiciones empezó a decaer; por otro, las instituciones que debían dinero a la empresa por sus trofeos empezaron a acumular deudas e impagos con la misma. Una situación que, por desgracia, afectó a muchas empresas españolas al comienzo de la crisis.

Entre 2011 y 2012, la situación para Jordi Granados se tornó desesperante: el emprendedor acumulaba unas deudas de más de 50.000 euros y su empresa se encontraba en una quiebra técnica que le encaminaba hacia un cierre seguro.

¿Y si diseñamos las antorchas olímpicas?

Fue entonces cuando, acuciado por las tremendas deudas, Granados decidió jugárselo todo a una sola carta, pero aparentemente muy rentable: el diseño de las antorchas olímpicas para los Juegos Olímpicos de Río. Sin embargo, la suerte no estuvo de su parte: con un contrato millonario como objetivo, Awa Premis perdió el concurso. Pero Jordi Granados tenía aún una última bala: ya que conocían al dedillo el diseño final que tendrían las antorchas, ¿por qué no intentar ganar el concurso de su posterior fabricación?

Para ello, Awa Premis se asoció con otras dos empresas catalanas, Recam Láser y Kromschroeder. Entre las tres se presentaron al concurso, proponiendo su propio sistema de fabricación de las 14.680 antorchas que los organizadores de Río 2016 iban a necesitar durante todos los Juegos Olímpicos.

Esta vez la suerte sí estuvo de su parte: una vez hecho el debate interno, los organizadores de los JJOO determinaron que el fabricante de las antorchas sería el consorcio de las tres empresas catalanas. En total, un megacontrato de nada menos que 5,8 millones de euros para las tres compañías.

Si el pasado fin de semana viste la inauguración de los JJOO y eres un apasionado de esta competición, ahora tienes un nuevo motivo de alegría: saber que la antorcha olímpica que viste por la tele, las que hicieron todo el camino previo y las 14.680 que forman el plantel total cuentan con un desarrollo español que, además, ha salvado a un empresario de la más absoluta ruina.

Publicidad