"Voy a coger un cuchillo y a clavarlo en su corazón". Así de franca y directa fue una de las pocas personas que han sido capaces de enfrentarse a uno de los mayores genios de la tecnología, conocido además por sus frases carpeteras... y también por tener un humor de rayos. Antes de que el iPod, el iPhone o el iPad revolucionaran nuestra forma de comunicarnos o consumir contenidos, mucho antes, una joven llamada Joanna Hoffman le espetó esas palabras a Steve Jobs. Y salió indemne.

Hoffman, que se trasladó a EEUU cuando era adolescente, es hija del director de cine polaco Jerzy Hoffman. En la Universidad de Chicago estudió cosas tan dispares como Física, Lingüística o Arqueología hasta que, en una conferencia en el Xerox PARC (un campus de investigación de Xerox) conoció a Jef Raskin, el ideólogo del ordenador Macintosh. Raskin la animó a solicitar un puesto en el equipo inicial de desarrollo.

Joanna aterrizó en Apple en 1980. Su primera labor fue redactar el borrador de las guías de interfaz del usuario para el Mac. De allí, saltó a llevar el marketing internacional, donde su principal misión sería expandir el ordenador estrella de la compañía a Europa y Asia. Y precisamente ese sería el cargo desde el que se desencadenara todo el drama.

Un cuchillo en el corazón de Jobs

Jobs se había fijado un plazo de año y medio para que el artefacto estuviera listo. Sin embargo Joanna le dio un baño de realidad: el producto no estaría preparado en 18 meses, así que mejor no ponerse plazos. Cualquier fecha podría afectar al diseño, por lo que mejor trabajar lentos pero seguros.

Al salir de aquella reunión le dijo al asistente de Jobs: "Voy a coger un cuchillo y a clavarlo en su corazón". Esa fue la primera muestra pública de que no temía al todopoderoso jefe, y parece que a él no le sentó mal. Sus compañeros vieron cómo era capaz de plantarle cara sin ningún atisbo de duda. Por su coraje, premiaron a Joanna en 1981 y 1982.

Algunos de sus antiguos compañeros han alabado públicamente su valentía. Debi Coleman, que entró en el equipo de Mac en 1982 y ahora pertenece a varios fondos de capital riesgo, ha dicho “estar envidiosa de Joanna, porque ella dejaría plantado a Steve y yo no tenía aún el arrojo”.

Sin embargo, parece que Jobs valoraba ese tipo de comportamientos y, un año después, Coleman fue también capaz de rebatir o plantarse ante su jefe. Por ello en 1983 recibió el mismo ‘premio coraje’. “Había aprendido que tenías que plantarte por aquello en lo que creías, algo que Steve respetaba. Él me empezó a ascender tras esto”.

Una ganadora del Óscar para interpretar a Hoffman

La historia de esta personalidad casi desconocida pronto estará presente en las retinas de muchos espectadores. Hoffman aparece en la nueva biografía sobre Steve Jobs, dirigida por Danny Boyle (padre de ‘Slumdog Millionaire’ o ‘127 horas’) y protagonizada por Michael Fassbender. El honor de llevarla a la gran pantalla le corresponde a Kate Winslet, la protagonista de ‘Titanic’ y ganadora del Óscar por ‘The Reader’.

Winslet también ha ensalzado la figura de Hoffman: “Siento, honestamente, que es la persona más inspiradora que he interpretado jamás”. La también protagonista de ‘Revolutionary Road’ ha dicho que Joanna veía a Jobs como alguien igual a ella: “Quería que él fuera la mejor versión de sí mismo”.

Kate Winslet, caracterizada como Joanna Hoffman en ‘Steve Jobs’, de Danny Boyle

Winslet atribuyó a su niñez en Polonia su férreo carácter: “Ha habido cosas que ha experimentado como niña que vive en Europa del Este que la hicieron una persona fuerte. La gente sabe muy poco sobre su vida hasta ahora que la película se estrena, pero ella era como su esposa en el trabajo”, alguien que le llevaba por el buen camino.

De acuerdo a las palabras de la actriz, la película reflejará esa amistad entre Jobs y Hoffman (“él la necesitaba y contaba con ella [...]. Tenían respeto mutuo el uno por el otro”), que continuó cuando echaron al directivo de Apple y se la llevó a su nueva empresa, NeXT, en 1985.

Gracias a la película, la sociedad conocerá a una de esas mujeres clave de la informática y la tecnología que la historia parece haber silenciado. Y además, destacada por haberse encarado a Jobs. Toda una joya.