TecnoXplora » Internet » Empresas

LA MITAD DE LOS EMPLEOS PODRÍAN ESTAR EN MANOS DE ROBOTS

Si emigras a Alemania, ten en cuenta que un robot podría ser tu jefe

Casi la mitad de los empleos en Alemania podrían quedarse en manos de robots, según un estudio. El debate hombre versus máquina solapa ya al de la ideología que quiere dividir en dos a los ciudadanos: o alemanes o inmigrantes.

Trabajador y robot construyen coches

Audi Un empleado y un robot trabajan en una fábrica de coches

Publicidad

En Alemania, te puedes encontrar un robot que sirve cervezas en la barra de un bar. Se llama Karl. Esas cervezas que sirve, quizás las fabrique otro colega robot. IRB7600, por ejemplo, que en su línea de producción es capaz de envasar más de 30.000 botellas por hora.

Hemos visto por la tele algún de estos prototipos convertidos en anécdota, pero la realidad, si se ajusta a las previsiones, da cierto miedo.

Un reciente estudio del Instituto de Bruegel, en Bruselas, asegura que la mitad de los empleos en Alemania y Estados Unidos los ocuparán robots, debido a la alta mecanización de procesos en la industria y los servicios.

Estos expertos incluso afirman que no solo serán trabajos de cuello azul, como en las reconversiones de los años 80, sino más bien empleos de cuello blanco o profesionales cualificados.

No en vano, en el país germano existen robots como Pi4 Workerbot, que cuentan con funciones en las que se valora su tacto, sonrisa y “sensibilidad laboral”, ese sentimiento robótico que te dice si está aburrido o enfadado.

Porque Pi4 es un robot que supervisa y detecta que los productos que salen de la cadena de montaje superan o no las pruebas de calidad. Sí, Pi4 también sonríe, como lo haría tu jefe; pero 24 horas los 365 días del año.

Como Pi4, en Alemania, comenzaron a trabajar unos 18.000 nuevos robots en 2013, con una tasa de crecimiento del 4%, según los últimos datos de la Federación Internacional de Robótica. En todo el mundo, la plantilla obrera de robots supera las 179.000 unidades. Y es entonces cuando el debate de quién se queda con el trabajo cualificado se traslada de la nacionalidad a lo orgánico o inorgánico.

¿Nos dejarán los robots sin trabajo? Algunas empresas comienzan a lanzar mensajes tranquilizadores desde sus departamentos de comunicación. Por ejemplo, en una fábrica de coches de alta gama, este brazo mecánico trabaja codo con tuerca con personas de la plantilla. Hombre y máquina construyen coches, coches, coches.

Mientras este debate llega a los despachos de los políticos o a las barras de bar, un robot errante viaja por el mundo. Estos días hace escala en las autopistas de Alemania, casi como una metáfora que visibiliza su raza de máquinas con alma de software. ¿Te acuerdas de HitchBOT, el robot autoestopista? Pues es la anécdota que sale por la tele.

Publicidad