Hasta hace bien poco, nadie dudaba de que era una de las personas más innovadoras y creativas de todo el mundo. Y no hay por qué empezar a dudarlo, pero a todas esas vertientes positivas hay que añadirle una (muy) negativa: Elon Musk, el CEO de Tesla, está perdiendo la cabeza.

A todos nos conquistó con sus coches (sobre todo los que están por llegar) y por sus alucinantes planes de colonizar el espacio, pero es que últimamente no da pie con bola: ha llamado pedófilo a uno de los rescatistas de Tailandia, se ha presentado fumando marihuana (en California es legal) en un programa de radio, ha criticado públicamente a la prensa que no daba una buena imagen sobre él, se ha enzarzado por Twitter con todo el que pasa por delante...

En definitiva, Elon Musk está cada vez más cerca de convertirse en una caricatura de lo que fue hasta hace poco, con una megalomanía y un egocentrismo que le están llevando a un futuro en el que parece immposible que sea CEO de Tesla.

La última: buscar perfiles que lo suplantan

Con toda esta exposición pública, social y mediática, a Musk le ha pasado lo que a cualquier gran famoso: que le salen cuentas falsas de gente que se hace pasar por él. Aunque quizá lo que menos gracia le hace es que los que se abren este tipo de cuentas en realidad son parodias que no pretenden confundir a nadie con su identidad, sino simple y llanamente criticar a Elon Musk o directamente reírse de él.

Y Musk no se ha quedado de brazos cruzados, así que ha contratado a un tipo para que detecte scambots que estén suplantando su personalidad. Y ojo que el tipo no es ningún cualquiera: se trata de nada más y nada menos que Jackson Palmer, el creador de Dogecoin, al que el CEO de Tesla ha encargado la misión de acabar con los aparentes fraudes en redes sociales como Twitter a causa de los bots que se hacen pasar por él.

Tesla, inestable en Bolsa

Mientras tanto, Musk sigue poniendo en peligro la reputación de su propia empresa, que en los últimos meses está teniendo un comportamiento en Bolsa demasiado dispar, con grandes subidas pero también con estruendosas bajadas que, entre otras cosas, se han debido al sinfín de polémicas que está protagonizando su consejero delegado.

Llegados a este punto, la pregunta que cabe hacerse es: ¿cuándo volverá a ser noticia Elon Musk, y no precisamente por algo bueno, sino por una nueva polémica? Seguro que no tenemos que esperar demasiado tiempo.