TecnoXplora » Internet » Empresas

INSTAGRAM, MAILBOX, WAZE, SNAPCHAT Y PANORAMIO

Cinco empresas que valen miles de millones... sin haber facturado un solo euro

¿Quién dijo que, para que tu empresa sea millonaria, tiene que facturar mucho? Te traemos cinco ejemplos que rompen con la regla.

Imagen no disponible

Atresmedia Imagen no disponible

Publicidad

C. Otto | @ottoreuss | Madrid
| 06.02.2014 00:52

Lo dice toda lógica empresarial: si quieres que tu empresa vaya bien, tendrás que ganar algo de dinero. Y si quieres que vaya tan sumamente bien como para que alguien la compre, tendrás que ganar muchísimo dinero.

Sin embargo, esta premisa no siempre se cumple, sino que da lugar a situaciones en las que empresas que no han llegado a facturar un solo euro poseen un valor multimillonario para sus posibles compradores. Esta tendencia es medianamente frecuente en internet, donde startups sin ingresos -pero con millones de usuarios- son el nuevo caramelo a conseguir. Hoy te traemos algunos ejemplos de algunas empresas que ya han costado miles de millones de dólares... y otros que, como poco, lo valen.

1.- Instagram. Quizá el caso más conocido sea el de Instagram. Apareció casi de la nada, pero de la noche a la mañana había conquistado la vida social de millones de jóvenes, que recurrían a su plataforma para subir fotos con una serie de filtros que le daban un atractivo irresistible. Había un pequeño problema: Instagram no ganaba un solo duro. ¿Es eso un problema? No lo vieron así en Facebook, donde tenían serias dificultades en la integración de imágenes en su red social y decidieron, sin dudarlo, gastarse nada menos que 1.000 millones de dólares en comprarla. Ahora Instagram es parte de Facebook y contribuye a su modelo de negocio.

2.- Waze. Ya hemos hablado alguna vez de Waze, una de las empresas de la cantera tecnológica de Israel que fue comprada por Google. Cuando nació, Waze estaba más preocupada por perfeccionar su tecnología que por ganar dinero. Partiendo del uso masivo de herramientas como Google Maps, los israelíes diseñaron una tecnología que informaba del tráfico en tiempo real gracias a la ayuda y colaboración de las alertas de otros usuarios. Un complemento excepcional que la multinacional de Mountain View no podía dejar escapar. Y no lo hizo: sacó 1.000 millones de euros del bolsillo y se hizo con ella. Ahora, Waze contribuye de forma significativa a la mejora y desarrollo de Google Maps.

3.- Tumblr. ¿Quién decía que los blogs estaban muertos? Cuando parecía que Wordpress o Blogger no podían dar (mucho) más de sí, apareció Tumblr, otra forma de blogging más centrada en el aspecto visual que en el contenido en sí mismo. Enseguida Tumblr se convirtió en el tipo de bitácora preferida para artistas, cineastas, fotógrafos... que huían de los escombros de los blogs tradicionales o las plataformas como Flickr. A Tumblr no le fue nada mal, llegando a facturar cerca de 14 millones de dólares, una cifra que, sin embargo, era ruinosa comparada con los gastos que generaba. Y, sobre todo, fue irrisoria si la comparamos con lo que Yahoo pagó por la empresa: 1.100 millones de dólares.

4.- Snapchat. ¿Quién no conoce Snapchat? Se trata de la última sensación de internet, una mezcla perfecta entre Facebook, Whatsapp y el correo electrónico. A día de hoy, Snapchat cuenta con un número desconocido de millones de usuarios, que se envían más de 400 millones de fotos y vídeos a diario, aunque siguen sin saber cómo ganar dinero. Pero, un momento: ¿no estábamos hablando de empresas que habían sido vendidas? ¿Qué pinta aquí Snapchat? Es cierto que la empresa sigue en manos de sus fundadores, que rechazaron nada menos que 3.000 millones de dólares procedentes de Facebook. Sin embargo, no cabe duda de que varias multinacionales intentarán hacerse con ella este 2014. ¿Lo conseguirán?

5.- Mailbox. Si el caso de Instagram es sorprendente, el de Mailbox no se queda atrás. Aparecieron a principios de 2013 con un vídeo de apenas un minuto, pero no necesitaron nada más. Las simples imágenes de su funcionamiento hicieron que millones de usuarios quisieran probarlo. En apenas unas semanas, cerca de 1,3 millones de personas ya se habían apuntado en la lista de reservas para probar una aplicación que ni siquiera había sido lanzada.  El revuelo fue tal que llamó la atención de todas las grandes de internet. De entre ellas, fue Dropbox la que, chequera en mano, desembolsó 50 millones de dólares por una aplicación que ni siquiera había sido lanzada de manera pública.

Publicidad