¿TIENES 'STARTUPS'? PONME DOS

¿TIENES 'STARTUPS'? PONME DOS

Los caprichos de las tecnológicas: cuando salir de compras es cosa de visionarios

Hay operaciones multimillonarias que más o menos se entienden (oye, comprar WhatsApp, aunque salga caro, parece que tiene sentido), pero hay otras que resultan cuando menos llamativas ¿Para qué va a usar Facebook el casco de Oculus Rift? ¿Será un carísimo capricho de Mark Zuckerberg?

¿En qué estaba pensando Mark Zuckerberg cuando compró Oculus Rift?
¿En qué estaba pensando Mark Zuckerberg cuando compró Oculus Rift? | TecnoXplora

Joven emprendedor busca inversores para prometedora aventura empresarial; no tiene pinta de dar un duro, pero puede que algún día la compre Google. Esta es una de las mayores críticas que recibe hoy en día la escena emprendedora de países como el nuestro (o, en realidad, casi cualquier otro). Muchos se quejan de que el capital riesgo solo apuesta por empresas con potencial de ser vendidas, dejando a un lado factores a priori más relevantes, como el mismísimo modelo de negocio.

La culpa, al menos en parte, la tienen los gigantes, que últimamente salen de compras más que de costumbre. Que mis competidores apuestan por un nuevo mercado y no tengo claro si yo debo entrar: inversión preventiva, me compro una startup y me guardo una bala por si resulta que salta la liebre. Que es cada vez más difícil encontrar buenos desarrolladores: 'acqui-hire' al canto, me compro una empresa solo para quedarme con sus ingenieros. Y esto por no hablar de las corazonadas de los fundadores, los famosos 'moon shots' y cualquier otro aparente capricho.

En lo que va de año, que hayamos podido contabilizar, los gigantes han adquirido las siguientes compañías:

Yahoo! (8): Aviate, SPARQ, Cloud Party, Tomfoolery, Incredible Labs, Wander, Distill y Vizify

Google (7): Bitspin, Nest Labs, Impermium, DeepMind Technologies, SlickLogin, spider.io y GreenThrottle

Facebook (4): Little Eye Lab, Branch, WhatsApp y Oculus VR

Apple (2): Snappy Labs y Burstly

LinkedIn (1): Bright

Y a esto habría que sumar operaciones importantes como la compra de Motorola por parte de Lenovo, Viber por parte del gigante japonés Rakuten o la reciente compra de Klout por parte de Lithium Technologies. Y eso que solo llevamos un trimestre... De momento, Microsoft y Twitter son las únicas que se han estado más o menos quietas.

El caso es que, analizando las compras, se suelen detectar tendencias: hacia dónde se mueve tal o cual compañía, cuál será la próxima revolución tecnológica... A veces el encaje es sencillamente evidente, pero otras veces los gigantes nos dejan a todos con la boca abierta.

El último ejemplo es la compra de Oculus por parte de Facebook ¿Para qué quiere la red social por excelencia una empresa que fabrica unas gafas de lo más aparatosas para jugar a la consola?. Esa es la pregunta que muchos nos hicimos –y nos seguimos haciendo– tras hacerse público el acuerdo, por el que Zuckerberg y los suyos se han comprometido a soltar 2.000 millones de dólares -ahí es nada- para hacerse con uno de los proyectos más exitosos que ha salido jamás de Kickstarter.

Redes sociales y realidad virtual, a primera vista, son extrañas compañeras de cama. De hecho, el tema casco parece poco interesante fuera de los videojuegos y el tema videojuegos parece poco interesante dentro de la red social. Lo explican mejor que yo (y con más gracia) estas dos parodias del futuro matrimonio.

Como acabáis de ver, a los fans de Oculus –especialmente a los que pusieron pasta en la campaña de 'crowdfunding'– no les ha gustado un pelo la alianza. Probablemente porque, igual que nos sucede al resto, no terminan de entenderla.

¿Qué estará tramando Zuckerberg? Las opciones son casi infinitas: desde utilizar los videojuegos para recuperar al público joven hasta monetizar los entornos virtuales con publicidad, pasando por usos educativos (clases virtuales), aplicados a la comunicación, reuniones, asistencia médica a distancia... Podría ser cualquier cosa. El caso es que Facebook no anda corto de efectivo y, cuando sale a por startups, pide que le pongan dos (y la otra es WhatsApp).

Otras antojos de CEO

La de Facebook no es la primera corazonada que lleva a un magnate tecnológico a comprar una empresa algo alejada de su 'core businness'. No hace mucho, también nos sorprendimos cuando Google empezó a comprar fabricantes de robots como si no hubiera un mañana, pero luego descubrimos que Larry Page había confiado en el buen criterio de Andy Rubin, padre de Android, y le había concedido el capricho de su vida.

También nos extrañó (y el misterio no está del todo resuelto) la compra de la firma de analíticas Topsy por parte de Apple ¿Para qué quiere la firma de la manzana mordida una empresa que se dedica a medir Twitter? Algunos lo relacionaban con el posible desembarco de los de Cupertino en el sector de la televisión inteligente. Si Steve Jobs levantara la cabeza...

Pero hay otra compra de Tim Cook y los suyos, también vinculada a posteriori con la siempre rumoreada Apple TV, que se parece aún más al caso de Facebook y Oculus. Hablamos de PrimeSense, la startup que desarrolló los sensores que permiten que Kinect (XBox) sepa lo que está pasando en tu salón.

Sensores, realidad virtual... Al final va a resultar que la industria del videojuego lleva meses o años de ventaja al resto de la tecnología y no nos hemos dado cuenta. O sí, pero solo los que ya hemos visto la película 'Her'. Cómo nos gusta terminar los artículos con un guiño cinéfilo...

David G. Ortiz | @gomezortiz | Madrid | 01/04/2014

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.