La presentación de los últimos resultados de Facebook ha puesto de manifiesto que la compañía se encuentra en una situación buena. Ha finalizado el 2013 con una rentabilidad neta que asciende a los 1.500 millones de dólares (1.103 millones de euros).

Esta cifra supone un incremento superior al 2.700% del beneficio de Facebook, motivado por el crecimiento de su negocio publicitario. En 2012, la empresa acusó en sus cuentas los elevados costes de su campaña de expansión que supusieron una drástica reducción del beneficio, que en 2011 ya era de 1.000 millones de dólares.

El fundador y consejero delegado, Mark Zuckerberg, ha asegurado que los últimos meses del año han sido "un gran final" y ha expresado que está deseando que llegue la próxima década "para ayudar a conectar al resto del mundo".

No obstante, es necesario contextualizar los datos de los resultados económicos de la red social. Su trayectoria en bolsa ha logrado consolidarse tras experimentar un inicio difícil. Por ello, ahora las cifras de sus beneficios reflejan un incremento 28 veces superior en comparación con 2012. 

Durante su primer día de cotización, en mayo de 2012, sus títulos alcanzaron los 42 dólares en Wall Street, aunque la jornada siguiente experimentaron un desplome de casi el 11% hasta sobrepasar por poco los 34 dólares. Posteriormente su descenso siguió de forma continuada hasta los meses de junio y julio, cuando empezó a remontar. En la actualizad, su valor supera los 53 dólares.

Además, la red social podría haber tocado techo frente al éxito de sus competidores más directos como Twitter o Instagram. Según un estudio internacional de la audiencia en internet, el Global Web Index, Facebook ha experimentado un descenso del 3%.