TecnoXplora » Internet » Empresas

EL HOMBRE TRAS LA ÚLTIMA INNOVACIÓN DE GOOGLE

Andy 'Android' Rubin, una vida consagrada a los robots (aunque te suene por el sistema operativo)

Ya habrás leído por alguna parte que Google se ha metido de lleno en el negocio de los autómatas y que ha puesto al cargo de este futurista proyecto al padre de Android. Si no, te lo contamos nosotros. Pero no nos vamos a centrar en eso. Vamos a repasar la trayectoria de Andy Rubin en busca de su estrecha y curiosa relación con los robots.

Imagen no disponible

Atresmedia Imagen no disponible

Publicidad

TecnoXplora | Madrid
| 16.12.2013 10:12

Todo el mundo sabe que Android es el sistema operativo para móviles de Google y que su hegemonía en el corazón de los 'smartphones' españoles es aplastante con un 90% de cuota de mercado, pero pocos saben que, además, Android es una persona. 'Android' es el padre de Android, Andy Rubin. Así es como le apodaron sus compañeros de trabajo en 1989, cuando se incorporó como ingeniero junior a una importante empresa de electrónica llamada... Apple.

Vamos a dejar de lado esta paradoja, aunque da mucho juego y algunos quebraderos de cabeza en los tribunales, para responder a la pregunta del millón. ¿Por qué llamaban Android a este tío? Por una de las razones más sencillas y obvias que se te puedan ocurrir: porque era un auténtico fanático de los robots. De hecho, su primer contacto con el mundo laboral tuvo lugar en la multinacional alemana Carl Zeiss, como ingeniero de robótica.

Más tarde, a mediados de los '90, cuando prestaba sus servicios para Microsoft (sí, también), solía escaparse de la sede central de la firma en Redmond (Washington) para disfrutar de su verdadera pasión en un laboratorio de Los Altos (California) donde un letrero de neón colgado en la ventana daba la bienvenida al visitante con el siguiente mensaje: “Robots that kill”.

Y así podríamos llenar párrafos y párrafos de anécdotas sobre su afición por los robots, que vendrían muy a cuento a la luz de los recientes acontecimientos. Tras dejar el timón de Android en manos de Sundar Pichai, Andy se puso a cargo de un nuevo proyecto visionario en el seno de Google y salió de compras con la tarjeta de crédito de la compañía. Ya son ocho las empresas de robótica que ha sumado a su causa. La última, Boston Dynamics, se ha conocido este mismo fin de semana.

“Suelo convertir mis 'hobbies' en mi profesión”, reconoció el protagonista de nuestra historia al diario The New York Times, en la entrevista que desveló al fin, tras meses de especulaciones, el contenido de su nueva misión para la 'gran G'. “Es el mejor trabajo del mundo”. Fíjate si estaría ilusionado con su nuevo empleo que despertó su durmiente cuenta de Twitter (se tira meses sin actualizarla) para compartir con sus más de 60.000 seguidores el enlace al reportaje, acompañado de las siguientes palabras: “El futuro tiene una pinta increíble”.

Vaya si la tiene, amigos. El señor Rubin es el tipo que fundó Android, junto con otros tres amigos, todos ellos ingenieros de postín, en octubre de 2003. Le puso por nombre su antiguo mote, que fue también el dominio de su web personal (android.com) hasta 2008. El objetivo de la empresa era desarrollar un sistema operativo para cámaras, pero al final, por suerte para todos nosotros, se dieron cuenta de que aquello no tenía mucho futuro y a finales de 2004 decidieron hacerlo para 'smartphones'. Algo menos de un año después, la compañía fue adquirida por Google. Y así comenzó la historia que ya todos conocemos.

Pero, volviendo a lo que nos interesa, fijaos en el vídeo que la firma del todopoderoso buscador grabó para mostrar Android al mundo. Ya os adelanto que se habla, entre otras cosas, de robots. Y aunque Rubin no se deja ver el pelo (perdón por el chiste fácil), su obsesión por los autómatas acapara gran parte de los dos minutos y pico de metraje.

A estas alturas ya queda claro que Rubin era el candidato perfecto para llevar las riendas de la investigación de Google en robótica, aunque todavía está por ver a dónde se dirige. De momento sabemos poca cosa al respecto. A primera vista es uno más de los 'moonshots' de Google, esos tiros al aire que algún día podrían acertar (o no) en algún blanco. Los globos con acceso a internet, los coches autónomos, las Google Glass... Y ahora los 'androides'.

Al fin y al cabo, es la especialidad de la casa.

Publicidad