AÚN PUEDES SUBIRTE AL CARRO DIGITAL

AÚN PUEDES SUBIRTE AL CARRO DIGITAL

Emprendedor, ¿tienes una tienda física? Tres estrategias para que puedas vender en internet

Si tienes una tienda física o una pyme quizá ya llegues tarde para montar tu propia tienda online, pero no todo está perdido.

¿Aún tienes una tienda física?
¿Aún tienes una tienda física? | Agencias

Hace diez años, cuando casi nadie se planteaba la posibilidad de hacer negocios en internet, se abrió la puerta para una nueva generación de emprendedores.

Nos referimos a la de los jóvenes que, sin experiencia ni tradicionales expectativas empresariales, se lanzaron a montar sus propios proyectos emprendedores amparados en internet, un ecosistema de negocios que casi nadie había descubierto y del que fueron auténticos pioneros.

Sin embargo, esa época no tardó demasiados años en ir desvaneciéndose. Así como los primeros empresarios digitales eran generalmente jóvenes que sabían más de internet que de negocios, la progresiva popularización de lo digital hizo que empresarios más apegados al mundo 'offline' fueran acercándose a la Red y lanzando ahí sus nuevas iniciativas de negocio.

Antes montabas un ecommerce con 50.000 euros

Así lo aseguraba Alberto Knapp, CEO de The Cocktail, cuando en 2013 ya analizaba el cambio que había sufrido el ecosistema: “En 2006 podías lanzar una startup con 50.000 euros, pero hoy con eso no haces nada, hoy tienes que salir con 300.000 euros”. Y es que, según explica, “a día de hoy lanzar una empresa de internet necesita más financiación, cada vez es más caro”.

Pero entonces, ¿significa esto que el tradicional pequeño empresario ya ha perdido el tren de lo digital? ¿Quiere eso decir que todos aquellos propietarios de pequeños comercios o esos pequeños profesionales a los que se les habló de las oportunidades de internet ya no están en condiciones de vender sus productos o servicios en internet?

En realidad, no del todo. Y es que, aunque es evidente que la aparición de gigantes del comercio electrónico hace que un pequeño empresario sea incapaz de competir en igualdad de condiciones, aún hay oportunidades.

1. Vender en Amazon o Alibaba. Si no puedes con tu enemigo... únete a él. Si un pequeño comercio o emprendedor está comprobando cómo los usuarios prefieren internet para hacer sus compras, siempre puede optar por aliarse con los dos gigantes del comercio electrónico.

En este sentido, tanto Amazon como Alibaba ofrecen un servicio para que las pymes puedan aprovechar su portal y vender sus propios productos. Otras plataformas como FNAC también ofrecen este servicio.

2. Vender en un marketplace. Vender en grandes plataformas como Amazon o Alibaba puede ser muy bueno, pero también puede tener inconvenientes. Y es que, si la pyme en cuestión trabaja en un sector muy concreto o sus clientes son otras empresas, seguramente estas plataformas no sean las más adecuadas.

En ese caso, puede interesarte vender sus productos en un marketplace enfocado a tu sector. Por poner algunos ejemplos, un productor de comida puede vender en Mumumio, una marca de ropa en Modalia, un restaurante en Just Eat o La Nevera Roja...

3. Ser proveedor de un grande. Seguramente sea una de las opciones más complicadas, pero quizá también más fructíferas. Si tu empresa tiene cierta capacidad de producción y logística, quizá tu puerta de entrada a internet pase por convertirte en proveedor de varios de los grandes del comercio electrónico en nuestro país: El Corte Inglés, Mercadona, IKEA...

Llegar hasta ellos no será fácil, evidentemente, pero en caso de conseguirlos, serán tus mejores clientes y aumentarán tus ventas.

C. Otto | @ottoreuss | Madrid | 08/01/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.