TecnoXplora » Internet

UNICORNIOS COLABORATIVOS

La economía colaborativa ya tiene diez 'startups' de más de 1.000 millones

La valoración conjunta de las 17 mayores compañías de este tipo en el mundo alcanza los 17.000 millones de dólares, entre todas dan trabajo a 60.000 empleados y su financiación supera los 15.000 millones de dólares. A pesar de las trabas legales, el sector goza de una salud aparentemente envidiable.

Mapa de los gigantes de la economía colaborativa

VB Profiles Mapa de los gigantes de la economía colaborativa

Publicidad

A pesar de las innumerables controversias que levanta a su paso, el avance de la llamada economía colaborativa es imparable. Sacar a los intermediarios de la ecuación y ofrecer a bajo coste servicios que los propios usuarios se prestan entre sí ha demostrado ser una fórmula de éxito, al menos si atendemos a las cifras de sus empresas más notables.

Nada menos que 17 firmas del sector superan los 1.000 millones de dólares de valoración (se han convertido en unicornios), dan trabajo en total a unos 60.000 empleados y han recibido una financiación que sobrepasa los 15.000 millones de dólares. Son los datos de un estudio recientemente publicado por la firma de análisis VB Profiles, que ha radiografiado la economía colaborativa llegando a interesantes conclusiones.

Al menos un par de empresas, Uber y Airbnb, han superado también la barrera de los 10.000 millones de valoración. Cuatro ceros. La primera, dedicada al transporte colaborativo ('ridesharing'), está tratando de reunir una nueva ronda de financiación multimillonaria (entre 1.500 y 2.000 millones) que situaría su valoración en torno a los 50.000. La última 'startup' que alcanzó esa cifra se llamaba Facebook y no tenía que luchar contra la prohibición o las trabas en varios países (España entre ellos).

Airbnb, reina del alojamiento colaborativo, también se enfrenta a obstáculos legales, pero eso no parece impedir que esté en vías de cerrar una ronda de financiación que valoraría la empresa en 24.000 millones de dólares. La mitad que Uber, pero sigue siendo una cifra impresionante.


Los 17 unicornios de la economía colaborativa (Fuente: VB Profiles)

Aunque muchas de las 'startups' de la economía colaborativa son de reciente fundación -buena parte se han convertido en unicornios en menos de cuatro años-, hunden sus raíces en tiempos más aciagos. “Nacieron de la recesión de 2008”, recuerda el responsable del estudio, Jeremiah Owyang.

“Recibieron financiación de familiares y amigos, consiguieron tracción al ir atrayendo usuarios y entonces estuvieron en disposición de acudir a los inversores tradicionales”, detalla el analista, “desencadenando el 'boom' de la inversión que se produjo algunos años después”.

Owyang las clasifica en doce categorías, entre las cuales destacan -por número de unicornios- el transporte (además de Uber, hay empresas como Lyft), el alojamiento (Airbnb, pero también HomeAway o WeWork), los 'bienes' (donde incluye a firmas como Etsy o la ya casi vieja eBay) y las finanzas (con compañías como LendingClub, FundingCircle, Prosper o TransferWise). Otras como la salud, la alimentación o los servicios corporativos todavía carecen de un representante por encima de los 1.000 millones de valoración.


Clasificación de las 'startups' de la economía colaborativa (Fuente: VB Profiles)

De los 17 unicornios que analiza el estudio, ocho tienen sede en California y hasta doce son estadounidenses, una hegemonía que, en palabras de Owyang, “podría no durar”. Aunque operan desde centros de mando situados en las inmediaciones de San Francico, casi todas son multinacionales a la hora de ofrecer sus servicios.

Además, hay casos de éxito en otras regiones. “Ola es una empresa de transporte colaborativo de origen indio, y algunas empresas chinas están desarrollando sus propias versiones con fondos públicos que probablemente no se harán públicos”, explica el analista, que añade a la lista de ejemplos la francesa BlaBlaCar. “Recientemente recibió 100 millones de dólares de financiación que usó para adquirir a un competidor, asegurándose el título de mayor compañía de 'ridesharing' de Europa”.

La sombra de ilegalidad y las trabas judiciales persiguen a la firma gala, como a tantas otras empresas de la economía colaborativa. Podrían parecer 'startups' antisistema, en la medida en que amenazan los intereses de sectores como el taxi o los hoteles, dejando en manos de los usuarios lo que eran negocios tradicionales. Sin embargo, Owyang considera que “la esperanza temprana de que este mercado colaborativo fomentará el altruismo y la reducción de las desigualdades ya puede ser refutada”.

A su juicio, “las 'startups' de la economía colaborativa ya están claramente en manos del uno por ciento”, los ricos más ricos del planeta, “lo que significa que estamos ante continuismo capitalista y no ante idealismo socialista”. Un jarro de agua fría que contrasta con las muchas alegrías (y algunos pero no tantos disgustos) que se están llevando los gigantes del sector.

Publicidad