TecnoXplora » Internet

1984 NO ESTÁ TAN LEJOS DE LA REALIDAD

La diminuta ciudad de los espías

Es pequeña y ha sido creada para hacernos reflexionar: 'The Nemesis Machine' es una ciudad en miniatura conectada a un buen puñado de sensores londinenses. El Gran Hermano creado por Orwell en su '1984' no está tan lejos de ser una realidad: al fin y al cabo ‘wearables’ y cámaras vigilan ya cada uno de nuestros pasos.

La diminuta ciudad de los espías

Agencias La diminuta ciudad de los espías

Publicidad

Luces, cámaras y una acción protagonizada por los habitantes de una ciudad. Aunque recuerde a 'El show de Truman', en realidad todo guarda más parecido con el Londres que Orwell dibujó en '1984' fusionado con la futurista Los Angeles de 'Blade Runner'. Bienvenidos a ‘The Nemesis Machine’, la pequeña ciudad de la vigilancia.

En esta ciudad en miniatura expuesta en la ciudad de Brujas, los altos edificios no son sino torres de circuitos, luces y cables en las que no hay habitantes: su única misión es recordarnos que estamos siendo controlados constantemente.

"Creo que es bastante obvio que vivimos en la cultura de la vigilancia, si no en el estado de la vigilancia”. Así resume Stanza, el artista británico que ha creado esta ciudad en miniatura, el objetivo de su obra: recordar a los visitantes que estamos rodeados de sensores que monitorizan hasta el más pequeño detalle de nuestras vidas.

Aunque la instalación se encuentre en Brujas, 'The Nemesis' Machine es en realidad una ventana a Londres en tiempo real gracias a los sensores instalados en la capital británica para medir parámetros ambientales como la temperatura o la humedad.

Cada uno de los edificios de la ciudad creada por Stanza está conectado a un sensor londinense diferente: lo que pasa en Londres se refleja de una forma muy peculiar en la ciudad de la vigilancia

La ciudad de los espías

Las luces de 'The Nemesis Machine' no paran de encenderse y apagarse mientras, de fondo, se escuchan extraños sonidos y algunos artefactos se mueven de forma intermitente. Todo porque a cientos de kilómetros algo ha cambiado en la capital británica: cuando esos parámetros ambientales sobrepasan un valor concreto en la ciudad del Támesis, en la réplica creada por Stanza se enciende la luz de un edificio, suena un zumbido o gira un pequeño molino.

Controlados

El hormigón de los edificios ha sido sustituido por silicio y, por si fuera poco, las gigantes pantallas publicitarias londinenses en 'The Nemesis Machine' emiten lo que sucede en otro punto de la ciudad controlado por cámaras.

El Gran Hermano de '1984' hubiera sido muy distinto en pleno siglo XXI. Más allá del control ambiental de las ciudades por medio de sensores, Stanza propone una reflexión sobre cómo nuestro amor por la tecnología nos ha llevado a estar voluntariamente controlados.

Así, los dispositivos que conocen nuestra ubicación y miden nuestro ritmo cardíaco (como en el caso del Apple Watch), mezclados con casos de espionaje como el protagonizado por la NSA, son la base sobre la que este artista británico pretende hacernos pensar, ofreciendo simplemente una vista de pájaro de esta ciudad cibernética: nos vigilan y todos esos sensores que forman la internet de las cosas no hacen sino recoger aún más información sobre nuestras vidas, poniéndola a disposición de gobiernos y grandes compañías, haciendo así realidad el escenario imaginado por Orwell (pero con mucha más tecnología).

No se trata solo de que los países o los grandes de internet sepan todos y cada uno de los detalles de nuestra vida (dónde estamos, qué buscamos en la Red, qué compramos…); además, la simple existencia de esta información y la posibilidad de que los ciberdelincuentes accedan a ella pone en peligro la intimidad y la seguridad de los ciudadanos.

Londres aún no es la de '1984' y nuestras ciudades en nada se parecen a la de 'Blade Runner', pero sensores y ‘wearables’ hacen que el Gran Hermano sea casi una realidad. “De aquí a 50 años, ¿qué tratarán de construir los ejecutivos de Google?”, se pregunta Stanza.

Publicidad