Desde que el mundo es mundo, Windows mantiene una serie de elementos que son característicos y que con el paso de las décadas han forjado la personalidad del sistema operativo: la papelera de reciclaje, los icono de Mi PC o el Panel de control y, por supuesto, el logo del OS en la parte inferior izquierda de la pantalla, que da acceso a uno de los principales menús desde el que podemos controlar todas las funciones del PC.

Tan importante es que, con el paso de los años, los teclados llegaron a incluir un botón específico para acceder a él, por lo que cualquier cambio que se produzca a su alrededor podemos considerarlo como relevante. Y es el caso de esta Preview Build 20161 de Windows 10 que acaba de llegar a los tester de parte de los ingenieros de Microsoft, que incluye un cambio (estético) que os va a resultar llamativo.

Se mantienen las famosas tiles, pero de otra forma

Este nuevo menú de inicio que llega a esta build de Windows 10 no va a cambiar en esencia nada de lo que ya conocemos, pero sí va a imprimirle una mayor coherencia estética respecto del tema que tenemos elegido. A día de hoy, ese menú suele aparecer con una variedad de colores y formas que resulta confusa pero a partir de que llegue esta actualización, todo va a teñirse de un único tono dependiendo del que tengamos definido.

Actual (i) y futuro (d) diseño del menú de inicio de Windows 10 | Microsoft

Podéis comprobar esos cambios en la imagen que tenéis justo encima, donde se puede ver cómo es el ahora (izquierda) y cómo será el después (derecha) de este menú de inicio: los iconos de las aplicaciones dejan de tener fondo y se incrustan adquiriendo el color definido en el tema, y las tiles de la parte derecha (esas que se estrenaron con Windows 8) se uniforman con un único tono que acompaña al principal. Solo el widget del tiempo parece estar fuera de ese catálogo de colores para representar de una manera más gráfica si es de día o de noche, o si llueve o hace sol.

Microsoft ha confesado en una publicación de su blog que han "renovando el menú de Inicio con un diseño más aerodinámico que elimina las placas posteriores de color sólido detrás de los logotipos en la lista de aplicaciones, y aplica un fondo uniforme y parcialmente transparente a los mosaicos". De esta manera, definen el diseño como "un escenario hermoso" para las aplicaciones que mantiene un mismo patrón, por ejemplo, en las apps de Office o Microsoft Edge. Además, aprovechando estos cambios, Windows 10 ofrecerá iconos rediseñados como es el caso de Calculadora, Correo o Calendario que ya empezaron a implementarse a principios de este año.

Este cambio no llega solo al modo normal de visualización de Windows 10, sino que también estará disponible en el oscuro que añade una función extra llamada "Mostrar color resaltado en las siguientes superficies" y que tendremos que activar. De esta forma, se aplicará un efecto de resalte que desde la compañía definen como "elegante" y que rodea a todos los marcos y mosaicos del menú de inicio de Windows 10.