SI SOSPECHAS QUE TU CONEXIÓN A INTERNET VA DESPACIO

SI SOSPECHAS QUE TU CONEXIÓN A INTERNET VA DESPACIO

Cómo saber si me roban WIFI (y cómo evitarlo)

Un día sospechas que la conexión a internet te va tan despacio no por la causa que te suelen decir las operadoras, sino porque alguien te está birlando WiFi accediendo a tu contraseña. Sin entrar en temas legales, vamos directamente a lo práctico: a cazar al ladrón (virtualmente) y a expulsarle de nuestra red.

Compartir es vivir, robar wifi... es otro tema
Compartir es vivir, robar wifi... es otro tema | nicolasnova en Flickr bajo licencia CC

Vivimos en una maraña de redes inalámbricas que suelen traspasar los límites de nuestra vivienda, invadiendo a algunos vecinos que se pueden aprovechar de algunas circunstancias: que no hayamos cambiado la contraseña original del router tras la instalación, que esté encriptada con un tipo de seguridad antiguo o que la contraseña sea muy mala (aquí te enseñamos cómo remediar esto último)

No vamos a avivar la polémica de si la ilegalidad de que te roben conexión, aunque muchos digan que si pasamos el umbral de nuestras casas con el alcance de nuestra WiFi es el riesgo al que nos exponemos. Es mucho más importante la seguridad: que no entren en tus archivos o usen tu red para cometer un fraude. Por este aspecto sí que tendrías que preocuparte.

Sé que has sido tú

La señal más factible que puedes tener es el piloto del router que indica que se está utilizando la conexión WiFi. Desconecta todos tus aparatos y si sigue parpadeando es que algo va mal... De todos modos, lo más recomendable es cazarle con las manos en la masa, en esas horas en que nuestra navegación parece más cercana a la que proporcionaban los módems antiguos que emitían ruido al conectarse que a una conexión del siglo XXI.

La manera más sencilla es con un programa que te rastrea la red. Nosotros te proponemos Fing, sencillo y para Windows / Mac / Linux y para Android / iOS. Hay muchas otras alternativas, pero si tienes un teléfono bájate la app y la rapidez de escaneo de tu red no superará los diez segundos.

width="580"

Controla lo que tienes conectado y si ves algo raro ya sabes porqué navegas como un caracol. Ahora solo queda quitarse el lastre de encima: vamos al “lugar del crimen”, es decir, al propio router.

Las huellas del lugar del crimen

Los datos que te proporciona Fing pueden parecer muy técnicos, pero aquí nos interesan dos: la IP (que suele cambiar en cada conexión) y, sobre todo, la dirección MAC (que lo asigna cada fabricante a cada dispositivo y es más difícil cambiar).

Podemos tener la misma información en el propio router, así que necesitamos entrar en la configuración a través de un navegador (o un programa, dependiendo del fabricante).

Esta información aparece en la parte trasera del aparato, en el manual o te lo proporciona la propia operadora, pero la dirección suele ser numérica (http://192.168.0.1/ en muchas ocasiones). Metemos usuario y contraseña (también facilitados previamente, si no, llama a tu operadora telefónica).

width=

Una vez dentro del router tenemos muchas opciones para configurar. No son métodos infalibles al cien por cien, pero es muy importante que sigas uno o dos de estos consejos:

1.- Una contraseña segura. Es fundamental que elijas una contraseña lo más larga y compleja posible y con el protocolo de seguridad WPA2, el más avanzado y difícil de descifrar. Ni se te ocurra usar WEP, que es más viejo que la tana y serás vulnerable a cualquier simple app que te descifra contraseñas.

width=

2.- Cambiar u ocultar el nombre de la red. Estas apps a las que nos referimos en el punto anterior suelen tener almacenadas el nombre y contraseña que las operadoras dan por defecto a sus redes.

Este nombre se conoce como SSID en la configuración del router y tienes dos opciones: cambiarlo inmediatamente y hacerlo invisible. Esto último es útil ya que solamente los que conozcan el nombre de la red podrán conectarse a ella.

width=

3.- Una lista de direcciones MAC permitidas. Como cambiar este número identificador es más complicado, podemos escribir en la configuración del router los aparatos que permitimos conectarse. Una auténtica lata si tienes que compartir tu WiFi con tus invitados.

Cada aparato tiene una forma sencilla de ver su MAC (WindowsMacAndroidiOS), pero lo lo mejor es que conectes todos a la vez a tu WiFi y lo mires con la app Fing desde tu teléfono. Luego tienes que añadir una a una los distintos numeritos en la configuración del router.

width=

4.- Asignar IP estáticas. Es otra opción manual y más tostón, pero de esta manera te evitas que ninguna IP intrusa se conecte automáticamente a tu WiFi si conoce tu contraseña.

En el router tienes que desactivar la opción DHCP y asignar una a una la IP que quieras para cada aparato que se conecte a internet. Tienes que introducir después cada numerito en la configuración de red indifivual de cada aparato (WindowsMacAndroidiOS).

width=

Te recomendamos los dos primeros consejos por su sencillez. Te será suficiente para atrapar al 'caco' medio de redes WiFi en España. Los otros son más avanzados, pero también puedes utilizarlos como medida desesperada ¡Y que los ladrones vayan a robar WiFi a la oficina!

Javier Pérez Rey | @javierperezrey | Madrid | 09/04/2014

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.