EXIGE 1.000 MILLONES A APPLE

EXIGE 1.000 MILLONES A APPLE

Cuando el reconocimiento facial te lleva a la cárcel: la historia de Ousmane Bah y Apple

Qué bien el reconocimiento facial, ¿eh? Pues ojo, porque a este adolescente le mereció una detención indebida

Ousmane Bah
Ousmane Bah | Pinterest
C. Otto
  Madrid | 26/04/2019

Nadie niega algunos beneficios que ha ido aportándonos el reconocimiento facial. Porque parece que fue ayer, pero en realidad no hace tanto desde que Facebook empezó a localizar e identificar rostros humanos en las fotos para sugerirnos etiquetar a nuestros amigos. Y a todos, la verdad, nos pareció bien.

Sin embargo, con el tiempo la cosa ha dejado de gustarnos, sobre todo al saber que ciertos gobiernos o corporaciones pueden recurrir al reconocimiento facial, ahora muchísimo máss evolucionado, para localizar a delincuentes o segmentar a los ciudadanos a través de meras cámaras de vigilancia situadas en calles o zonas públicas. Esta es la historia de un adolescente a la que el reconocimiento facial le ocasionó un grandísimo susto.

La pesadilla de Ousmane Bah

Ousmane Bah es un joven de 18 años residente en Estados Unidos. Hace tiempo perdió su documento nacional, pero no fue una pérdida casual: de hecho, se lo robaron adrede. Es más, el delincuente que se hizo con él aprovechó que el DNI no tenía foto para hacerse pasar por el propio Ousmane de entonces en adelante.

Al ladrón le salió bien la jugada. Con el tiempo, consiguió que su iPhone, que identificaba su cara mediante reconocimiento facial, ligase dicho rostro a la identidad de Ousmane Bah. Y a partir de ahí empezó la fiesta: el delincuente emprendió una serie de robos por diversas zonas de Estados Unidos como Boston, New Jersey, Delaware y Manhattan, Nueva York.

La casualidad quiso que, con el tiempo, el ladrón fuese detenido. Bueno, no exactamente. En reaalidad el reconocimiento facial hizo que la Policía llegase hasta Ousmane Bah, que fue quien realmente acabó con las esposas puestas y metido en un coche policial. No solo había perdido su DNI, sino que encima estaba detenido y acusado de varios delitos relacionados con robos en varias ciudades norteamericanas.

La casualidad, además, quiso que nuestro protagonista fuese detenido en la situación menos idónea de todas: en su propio baile de graduación, en Manhattan. Adiós a la fiesta. Por suerte, más pronto que tarde la Policía pudo darse cuenta de que Ousmane no era la persona a la que buscaban, pero el susto no se lo quitó nadie.

Pide 1.000 millones a Apple

Ousmane Bah olvida, pero no perdona. Según se ha podido saber, el joven ha emprendido acciones legales contra Apple y pretende llevar a la compañía de Silicon Valley ante la justicia. Ousmane considera que fue víctima del reconocimiento facial de Apple, así que pide una indemnización que a nadie puede dejar indiferente: nada menos que 1.000 millones de dólares.

Veremos en qué acaba este asunto, pero, por lo pronto, Ousmane nos ha enseñado a todos una lección valiosísima para el futuro: si hace tiempo nos encantaban las innovaciones tecnológicas ligadas al reconocimiento facial, quizá vaya siendo hora de que rebajemos el entusiasmo. Por lo que

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.