LAS ENTIDADES BANCARIAS SE PONEN LAS PILAS

LAS ENTIDADES BANCARIAS SE PONEN LAS PILAS

Cuando España es un ejemplo para el mundo: la revolución de la banca móvil

A menudo contemplamos con admiración lo que se hace en otros países lamentando siempre quedarnos a la cola. Ahora, los bancos se han propuesto convencernos de que en España también se apuesta por la innovación: muchos están adaptando sus plataformas digitales a la nueva realidad de la banca móvil

Seguridad en los cajeros
¿Habrá que marcar el pin sin los dedos? | Inteco

Queramos o no, está muy cerca el día en que podremos salir de casa sin monedero ni tarjeta de crédito. Si ya utilizamos el teléfono móvil para estar al tanto de todo lo que le ocurre a amigos y familiares, para poder trabajar a todas horas (menuda suerte...) o para escuchar música, más pronto que tarde también lo utilizaremos para pagar. Más allá de que bastará pasarlo por los datáfonos de las tiendas para saldar deudas, desde nuestro smartphone también podremos gestionar todo nuestro capital (sea mucho o poco).

Los bancos han caído en la cuenta de que, a medida que pasan los años, pasamos cada vez más tiempo pegados a nuestro teléfono móvil y conectados a internet. Como dejó patente el último informe de la 'Sociedad de la Información en España' elaborado por la Fundación Teléfonica, son cada vez más las personas que viven conectadas. De hecho, ya poco importa la barrera que antes suponía la edad. Tanto es así que el grupo de personas entre los 55 y los 64 años es el que más ha aumentado su consumo de internet en 2014.

Si a esto sumamos los datos plasmados en un informe encargado por ING Direct a Ipsos, que desvelaba que España es el cuarto país de Europa con el nivel de uso más alto de la banca móvil (por detrás de Turquía, Polonia y Noruega), no es de extrañar que las entidades bancarias españolas hayan decidido tomar medidas.

Se trata de conectar con los clientes que no saben vivir desconectados. Los responsables de las principales entidades eran conscientes de la situación en que se encontraban sus plataformas digitales y se han puesto manos a la obra.

El propio Francisco González, presidente del BBVA, lo reconocía sin tapujos: "Las plataformas bancarias están obsoletas". Por este motivo, el pasado año, este grupo bancario que opera en 30 países decidió apostar por su división digital. "El móvil es crucial y será aún más importante en los servicios financieros estándar del siglo XXI", apuntaba Ricardo Forcano, encargado de dirigir la estrategia digital del banco.

Los clientes a los que consultó el holandés ING Direct para diseñar sus plataformas se decantaban por entidades más cercanas, con las que poder interactuar a través de las redes sociales y que, además de guardar su dinero (y no hacer ninguna trastada), compartieran con ellos consejos acerca de cómo manejar mejor sus finanzas. De ahí que esta entidad bancaria haya diseñado una app fácil de usar, con un diseño que se adapta a los dispositivos desde los que puede ser consultada y que, sobre todo, permite a los usuarios determinar aquello que quieren ver cada vez que inicien sesión.

Además, los responsables de todos estos grupos financieros saben que esta puede ser una estrategia muy acertada para llegar a los clientes más jóvenes. Para contrarrestar su desencanto con las entidades bancarias, como apunta Ignasi Martí, coordinador del Área de Banca Electrónica de CatalunyaCaixa, los bancos del futuro deberán ser algo más que bancos. Al margen de los servicios tradicionales, tendrán que estar presentes en todos los dispositivos con acceso a internet.

Pasará por ejemplo, en los coches. Hay quien ya se ha lanzado a desarrollar aplicaciones para que los usuarios puedan conocer el estado de sus finanzas o recibir ciertas alertas mientras conducen.

A todo esto hay que sumar que, más allá de la apuesta por facilitarles las cosas a sus clientes y adaptarse a sus necesidades, estas entidades bancarias también están incorporando a sus propios procesos internos nuevas plataformas digitales. Y no solo eso: como si de gigantes tecnológicos se tratara, algunas de ellas están invirtiendo en startups que crean nuevas herramientas para avanzar por esta vía de innovación.

Aplicación de La Caixa para recibos

Sin ir más lejos, la aplicación Yaap, que sirve para hacer pequeñas transferencias a nuestros más allegados cuando queramos pagar a medias una cena, una comida o un regalo, cuenta con la participación de CaixaBank y el banco Santander. Dos grupos españoles que han decidido unir sus fuerzas para apoyar un proyecto innovador que, al fin y al cabo, esta concebido para ese momento (más presente que futuro) en el que nuestro teléfono móvil pasará a ser nuestro monedero.

Todas estas acciones, que pueden ser muy positivas, tampoco deben hacer que nos llamemos a engaño. Si el BBVA puso en marcha el pasado año una nueva división para dar mayor protagonismo a la banca digital fue porque, según un estudio de la consultora McKinsey, las nuevas herramientas digitales pueden aumentar sus beneficios en un 30% y reducir sus gastos hasta en un 25%. Un negocio redondo.

José Luis Avilés | @pepelus | Madrid | 20/03/2015

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.