Las webs que acortan una determinada dirección web para que esta sea más fácil de copiar y pegar o bien de integrar dentro de una página web de una manera más elegante. También se utiliza para ocultar determinadas direcciones web a aquellas personas que ingenuamente pinchan sobre los enlaces sin esperar que pueda haber algún tipo de fraude detrás de ellas. Así que sin duda lo mejor es poder saber a dónde vamos a entrar antes de pulsar sobre un enlace o de copiarlo y pegarlo en el navegador para poder acceder a él. Para ello, podemos utilizar una app que funciona justo al revés que estas páginas que acortan las URL.

Así de sencillo es saber con qué nos vamos a encontrar

Detrás de un enlace corto normalmente hay una dirección web más larga, pero que gracias a diferentes algoritmos puede enmascarar su aspecto con una dirección completamente distinta y que termina siendo anónima. Esto habitualmente no debe entrañar ningún problema, siempre y cuando la dirección en la que entramos sea de una web segura. Pues bien, a través de otra página web, podemos saber antes cuál es la dirección real de esta URL corta, y además saber si esta es potencialmente segura o no.

La URL corta, y su resultado original y seguro | Tecnoxplora

Para ello debemos entrar en la web de Reveal URL, que hace precisamente eso, revelarnos qué es lo que hay detrás de una URL corta, y decirnos si esta es suficientemente segura para poder visitarla. En este caso solo tenemos que introducir la dirección corta que nos genera dudas y pulsar sobre el botón ?Reveal- para poder ver la dirección verdadera que hay detrás de esa pequeña URL. En la parte inferior veremos la dirección completa original, además de comprobar si esta URL es segura de visitar o no.

Como podéis ver, hemos creado una URL corta de nuestra cabecera de Tecnoxplora, y la hemos introducido en esta herramienta, el resultado se muestra abajo, con la URL de nuestra cabecera y la palabra ?Safe- encima que nos dice que la web es segura, como no podía ser de otra manera. Por lo tanto, si te encuentras en el futuro con una URL corta que estimes pueda ser sospechosa o de la que desconoces su origen. Desde luego es una buena forma de evitar que nos engañen con una dirección corta de la que no vamos a poder saber antes de abrirla de qué se trata. Y precisamente en el momento de abrirla ya puede ser tarde, así que lo mejor es cubrirse las espaldas y saber exactamente a lo que nos enfrentamos cuando pulsamos sobre una URL corta.

Al fin y al cabo en una URL corta solemos ver nada más que la dirección de la web donde se ha acortado esa dirección, así como una serie de caracteres que camuflan al 100% el origen de ese enlace. Así que de esta manera no serás engañado por los de siempre, los que buscan hacerse con nuestros datos.