En estos días estamos conociendo que el consumo de datos en Interne se ha disparado por completo, alcanzando cifras de récord como consecuencia del confinamiento que estamos sufriendo los españoles para poder frenar el avance del coronavirus. Lógicamente muchos de nosotros estamos consumiendo más televisión y contenidos en Internet en forma de vídeo, en todo ese tiempo que antes hubiéramos invertido en salir a la calle o en visitar otros lugares. Este aumento dramático del consumo de datos pone en riesgo la viabilidad de las propias redes, y por tanto lo mejor es intentar reproducir los vídeos con la menos resolución posible.

Por qué es importante reducir la resolución

Con las conexiones de fibra e incluso ADSL que tenemos en la gran mayoría de nuestros hogares, los vídeos que reproducimos en nuestros móviles u ordenadores desde YouTube suelen mostrarse con una calidad que la plataforma denomina como “automática” esto quiere decir que se adapta a la velocidad de la conexión que tengamos en ese momento. Por tanto si tienes una buena cantidad de megas en tu fibra, lo normal es que un vídeo se reproduzca en Full HD o 4K por defecto. Esto quiere decir, sobre todo en el caso del 4K, que vamos a consumir un gran número de datos reproduciendo un vídeo.

Seleccionando la calidad | Tecnoxplora

Por ejemplo, un minuto de vídeo en 4K puede consumir prácticamente 200 megas, lo que es una auténtica barbaridad, hasta hace no mucho estábamos acostumbrados a que eso ocupara todo un vídeo de 10 o 20 minutos de duración. En cambio, si reproducimos un vídeo a una calidad de 720p, lo que se conoce como resolución HD, estaremos consumiendo apeas 10 megas por minuto de vídeo. Esto si lo multiplicamos por todas las personas que estamos reproduciendo vídeos en YouTube supone un enorme alivio para las redes, y alejará el escenario de una posible saturación de estas en un momento dado.

¿Cómo cambiar la resolución?

Pues es muy sencillo, porque mientras estamos reproduciendo el vídeo, debemos pulsar sobre el icono de la tuerca, que encontramos en la parte inferior derecha del vídeo. En este se despliega la calidad y resolución disponible disponible en cada uno de los vídeos. Una vez que pulsamos aparecen todas las calidades disponibles, con el ajuste de menor calidad en la parte inferior y de mayor calidad en la parte superior del listado. Ahí es donde debemos elegir la resolución que más se ajuste a nuestras necesidades, y lógicamente en estos días, pensando en lo que es mejor para no saturar las redes por la alta carga que están sufriendo.

Como os decíamos, lo mejor es mantener una resolución más ajustada, por ejemplo HD, y alejarnos de Full HD o 4K, sobre todo si son a 60 fotogramas por segundo, ya que son los modos que más datos consumen. Siempre y cuando nuestra conciencia nos anime a ser consecuentes y no gastar demasiados datos cuando no es necesario. En la mayoría de pantallas móviles la calidad HD, de 720p, es más que suficiente para disfrutar de los contenidos de manera satisfactoria.