TecnoXplora » Internet

Internet

Cómo mejorar el rendimiento de tu Windows 11

¿Tu ordenador va lento? Prueba estas soluciones

Cómo mejorar el rendimiento de tu Windows 11

Tecnoexplora Cómo mejorar el rendimiento de tu Windows 11

Publicidad

Es posible mejorar el rendimiento del recién llegado Windows 11. Junto con él, han llegado una serie de características y opciones muy interesantes en cuanto a software se refiere para poder mejorar el rendimiento del mismo. Si notas que tu ordenador con el nuevo sistema operativo va algo estancado, pon a prueba algunas de las opciones que te enumeramos en este artículo para mejora el rendimiento.

Los planes de energía

Los planes de energía suelen dar problemas en los portátiles con el nuevo sistema operativo. Windows manipula ciertos parámetros automáticamente para ahorrar batería, pero que al final, acaba repercutiendo en el funcionamiento diario de nuestro ordenador, algo que no sucede en los ordenadores de sobremesa. Para ello…

Habrá que ir a la Configuración de Windows, vamos al Panel de control y una vez allí, abrimos la opción Hardware y Software; después pinchamos sobre Opciones de energía y tendremos que pinchar sobre la opción Máximo rendimiento. Esto, obviamente, nos supondrá un mayor consumo de energía en el portátil, y puede que notemos el rendimiento en la batería, pero podremos cambiar esta opción tantas veces como queramos.

Desactivar efectos visuales

Se trata de unas opciones que ralentiza nuestro ordenador de manera exagerada, y es que Windows automatiza el proceso para elegir aspectos de rendimiento tales como efectos visuales, uso de memoria, etcétera. Para hacer que nuestro ordenador vaya mejor, habrá que abrir Inicio, y escribir Avanzado. Una vez allí, pulse en Ver la configuración avanzada del sistema. En la pestaña superior de Parámetros, pincharemos en las Opciones de rendimiento. Ahora, en Ajuste para un mejor rendimiento.

A continuación. deberemos desmarcar las siguientes casilla:

  • Mostar miniaturas en lugar de iconos
  • Bordes suaves de las fuentes de pantalla

Finalmente, pulsaremos sobre la opción Aplicar y Aceptar. De esta manera, deberíamos notar un toque de fluidez en nuestro Windows 11 que antes no teníamos.

Adiós a las apps de inicio

Esto es una regla general, y es que, cada vez que Windows se inicia, ciertas aplicaciones o programas se abren inmediatamente, lo que también desemboca en una mayor carga para el sistema, y lo notaremos más lentos. Para ello, iremos a la Configuración de Windows, y seleccionaremos el apartado de Aplicaciones o Apps en la barra lateral izquierda.

Pulsaremos en la última opción que dice Inicio, y obtendremos una lista de aplicaciones que se inician nada más arrancar Windows 11. Habrá que ir deseleccionando una por una aquellas que creamos que pueden suponer una carga para el sistema y lo ralentiza. Simplemente habrá que desmarcar la casilla de la derecha y cerrar la ventana para que funcione.

Como has podido leer, estas son tres de las opciones más básicas para iniciar la configuración de Windows 11 y que vaya mucho más rápido de lo normal. Ten en cuenta que, algunas opciones como la del máximo rendimiento de la batería en portátiles puede suponer un mayor gasto que habrá que controlar, pero su mejoría se notará, sobre todo, en aplicaciones pesadas y videojuegos.

Publicidad