Las pestañas son un aspecto básico del navegador Chrome de Google, ya que es a través de ellas como podemos organizar nuestras sesiones en la red. De hecho algunas de las últimas novedades del navegador están centradas precisamente en este aspecto, como la posibilidad de poder agruparlas, lo que beneficia poder utilizar decenas de ellas sin confundirnos y con cierto orden. Pues bien, otra manera de poder ahorrar tiempo es la de duplicar o clonar pestañas en el navegador. Con esto vamos a poder ser más rápidos a la hora de navegar por nuevas pestañas.

Clona pestañas para poder acceder antes a nuevos contenidos

Seguramente más de una vez hayas querido abrir una nueva pestaña con la misma dirección web o búsqueda en la que te encuentras actualmente. Por ejemplo en una tienda online, en la que queremos seguir viendo otros productos sin necesidad de tener que escribir de nuevo la dirección web de la tienda o comenzar de nuevo una búsqueda. Eso es algo que se puede resolver rápidamente con un truco muy sencillo y una opción muy poco conocida del navegador web. Se trata de la función de duplicar pestañas. Para ello lo que debemos hacer es acceder al menú contextual de estas pestañas.

Menú para duplicar y fijar pestañas | Tecnoxplora

A él se puede acceder pulsando sobre la pestaña con el botón derecho del ratón. Al abrir este nuevo menú debemos pulsar sobre el botón de “duplicar” que automáticamente abrirá la misma pestaña en una nueva. Esto quiere decir que exactamente la misma página estará disponible en una nueva pestaña. Por tanto es una manera rápida de seguir moviéndonos por las mismas páginas web sin necesidad de perder tiempo en abrirlas de tiempo. Así que estamos sin duda ante una función más que práctica para poder seguir navegando en las mismas webs.

También puedes fijarlas

Otra de las funciones que nos ofrece la pestaña de Chrome es la de fijar estas. Es posible darle una importancia extra a distintas pestañas fijándolas. Podemos hacerlo de la misma manera, pulsando sobre el botón derecho del ratón sobre la pestaña, y pulsando sobre el botón “fijar” para que la pestaña quede fijada. De esta manera cuando se fije la pestaña, esta pasará a colocarse en primer lugar, de tal manera que no se pueda mover de ahí y la tengamos siempre presente. De esta manera cuantas más pestañas abramos, estas siempre se mantendrán en el primer lugar, y así será más difícil cerrarlas por error.

De hecho cuando la pestaña está fijada no se puede mover del lugar preferente en el que se ha colocado, si la intentas mover con el ratón esta volverá a su zona fijada al soltar el botón. Por tanto es otra manera de organizarse las pestañas, además de esos grupos que podemos hacer ahora, tal y como os hemos contado recientemente. Sin duda son opciones a las que normalmente no prestamos atención pero que nos pueden ayudar a utilizar la aplicación con más rapidez y eficiencia. Unos segundos extra que a lo largo de un día de trabajo o navegación pueden convertirse en mucho más tiempo.