TecnoXplora » Internet

UN TRUCO PARA EVITAR ESPERAR

Cómo acceder a Inbox sin invitación (y sin tener que comprar una)

Tras el lanzamiento de Inbox muchos internautas están deseando hacerse con una de las invitaciones necesarias para probar lo último de Google, hasta el punto de llegar a pagar hasta 200 dólares en eBay por una de ellas. Sin embargo, un pequeño truco te permitirá usar este nuevo servicio de correo electrónico casi sin despeinarte.

Inbox

Agencias Inbox

Publicidad

Desde que Google lanzara Inbox, el servicio con el que desde Mountain View pretenden reinventar el correo electrónico, más de un amante de la tecnología se ha recorrido internet en busca de una invitación para poder acceder.

Realmente, obtenerla no es muy difícil (sólo hay que enviar un correo a inbox@google.com y a los días Google te da acceso; eso si no conoces a alguien que lo tenga ya y que pueda enviarte una invitación), pero el 'boom' de lo nuevo de Google y, sobre todo, el hecho de que para probarlo sea necesaria una invitación, ha hecho que algunos usuarios lleguen a poner en venta las invitaciones en eBay. Esto no dejaría de ser una anécdota, si no fuese porque hay compradores que han llegado a pagar hasta 200 dólares (unos 158 euros) por una de estas invitaciones.

El chiste es aún mayor y es que, además de que no hay que esperar mucho para que Google te envíe una invitación, ésta no es necesaria para acceder a Inbox. Sí, como lo lees: un pequeño truco puede servirte para comenzar a utilizar lo último de Google sin tener que esperar.

Primero necesitas conocer a alguien que ya esté utilizando Inbox, algo que a partir de este truco no será muy complicado. También hará falta algo de confianza mutua, y es que la forma de conseguir acceso a Inbox no es otra que iniciar sesión en el 'smartphone' de la otra persona con tu cuenta de Google. No importa quién lo haga: puede añadirse la cuenta de Google del que no tiene Inbox en el móvil del que ya tiene acceso a lo nuevo de la 'gran G', o viceversa.

A continuación, accede a Inbox con la cuenta de la persona que sí la tiene y listo. Borra la cuenta de Google del 'smartphone' de la otra persona y ya podrás utilizar Inbox con tu cuenta de correo. Pero nada de cotillearle las cosas al alma caritativa que te ha permitido llevar a cabo esta triquiñuela.

Publicidad