CINCO MOTIVOS PARA CREERLO

CINCO MOTIVOS PARA CREERLO

Adiós, Tidal: el 'Spotify de Jay-Z' está más muerto que vivo

A Tidal le quedan cuatro telediarios. ¿No nos crees? Léete esto y convéncete.

Tidal
Tidal | Agencias

Los de Tidal llegaron a principios de 2015 prometiendo partir la pana y acabar, de una maldita vez, con un sistema que consideraban injusto como es Spotify.

Sin embargo, a medida que pasan los meses, la plataforma de música en streaming impulsada y financiada por artistas como Jay-Z o Beyoncé no hace más que caer en picado.

Y si no nos crees, aquí van cinco motivos que lo demuestran:

1. No entra ni el Tato

Seamos sinceros: la estrategia de Tidal a la hora de conseguir usuarios ha sido desastrosa. Al poco meses de nacer, sus artífices aseguraban superar ya los 700.000 suscriptores de pago. Sin embargo, más allá de que esas cifras fueran ciertas o no, la cosa apenas ha mejorado.

A día de hoy, Tidal asegura tener tres millones de suscriptores. ¿Son muchos? Nada si los comparamos con los 30 millones de usuarios de pago que tiene Spotify.

Es cierto que Tidal apenas lleva año y pico en el mercado, pero no estamos hablando de una pequeña startup precisamente, sino de toda una compañía financiada por varios de los artistas más ricos de Hollywood, que han metido más de 56 millones de dólares en el proyecto. Sus cifras de usuarios, por tanto, no pueden ser consideradas más que un fracaso.

2. O pagas... o pagas

Si quieres usar Tidal, tienes dos opciones: o pasas por caja... o pasas por caja. La plataforma cuenta con dos planteamientos de suscripción: Tidal Premium (9,99 euros al mes) y Tidal HiFi (19,99 euros al mes).

Ambas opciones te dejan 30 días de prueba gratis, pero ninguna de ellas parece poder competir con los 9,99 euros que ofrece Spotify, que hace tiempo que se ganó a la gran mayoría de usuarios.

3. Menos repertorio que Spotify

Cuando nació, Tidal no paró de repetir triunfante que su servicio tenía un catálogo de nada menos que 25 millones de canciones, una cifra tremendamente buena... si no fuera porque la supera Spotify, que tiene un repertorio de 30 millones. Es evidente que ningún usuario puede abarcar tanta música, pero ante la cantidad es difícil competir.

4. Adiós a algunas exclusividades

Al principio, uno de los poquísimos atractivos de Tidal es que contaba con un gran valor añadido: la exclusividad de los discos de artistas consagradísimos como Taylor Swift o Kanye West. Sin embargo, este último rompió hace poco su exclusividad con la plataforma, con lo que el valor añadido cada vez va siendo menor.

5. Luchas judiciales

Por si todo lo anterior no fuera suficiente hace poco se ha sabido que parte de los artistas que repaldan Tidal han acabado demandando a los primeros propietarios de la plataforma por un presunto delito de estafa al vendérsela. Habrá que ver en qué acaba eso, pero tampoco parece que vaya a ser algo bueno para el negocio de Jay-Z y compañía.

C. Otto | @ottoreuss | Madrid | 22/04/2016

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.