TecnoXplora » Internet

LA GUERRA POR LA PUBLICIDAD QUE VES EN INTERNET

Los adblockers no son una revolución, sino un nuevo negocio

Cuando Apple dejó que los adblockers accedieran a su ecosistema, comenzó la Guerra Fría. Los bloqueadores de publicidad no son la revolución, sino otro negocio más. Google quiere recuperar ingresos; Apple cobrar anuncios en las apps; y, en medio, alguna teleco quiere tener su propio adblock.

AdBlock ya no bloquea tanto como antes

Agencias AdBlock ya no bloquea tanto como antes

Publicidad

Ése sería el resumen de la batalla de una guerra silenciosa porque solo se libra en la industria de la publicidad y que aún no tiene daños colaterales para el usuario. Suena a la novela ‘El Gatopardo’. Todo tiene que cambiar para que nada cambie.

Los medios de comunicación, los anunciantes y las agencias de publicidad debaten qué es lo que pasará ahora con sus ingresos en internet cuando un usuario pueda bloquear con una simple extensión en su navegador todos esos anuncios que antes les molestaban.

“Los adblockers aparecen así como parte de una revolución digital que no es tal. Solo se trata de una agente más que ha irrumpido en el ecosistema de la publicidad online. No son Robin Hood, sino que también ven una oportunidad para llevarse parte del negocio publicitario”, explica Pepe Cerezo, director de Evoca Media.

Este experto participó estos días en una de las mesas redondas de FICOD 2015 en la que se retrataba la actual situación de una industria en la que los bloqueadores han entrado para transformar de arriba abajo la manera que tenemos de navegar por internet –con o sin publicidad-.

Por una parte, Apple ‘liberó’ su sistema operativo para que cualquier adblock pudiera impedir que el usuario recibiera publicidad en su navegador Safari. La idea de los de Cupertino no es otra que la de que esa publicidad -por la que no ve ahora un dólar- esté bajo su control. Dicho de otra manera, cobrar por anuncios en las apps que te descargas en tu iPhone.

Además, Google, que vive de los contextuales, está sufriendo en silencio el bloqueo de ingresos dentro de Chrome –aún no tan significativo como para preocuparse- o de toda la red. Algunos expertos, incluso, sugieren que si los adblockers representan el problema, los de Mountain View podrían optar por comprar ‘ese problema’, como solución.

La idea de crear o adquirir por parte de las tecnológicas su propio adblock dejaría fuera de juego a las operadoras telefónicas. O no. De hecho, telecos como la británica EE no descarta crear su propio bloqueador o, directamente, sacar la cartera.

Así, si se culminara esta estrategia, y por imitación, podríamos tener una internet (web o móvil) con una publicidad controlada por las compañías telefónicas y no por las dueñas de los navegadores, las tecnológicas. O por ambos contendientes.

Mientras tanto, el usuario está al margen de esta Guerra Fría y silenciosa. Por el momento. Porque algunos expertos aseguran que los adblocks más allá de una revolución no es más que un nuevo filón de negocio.

Solo hay que recordar, como una analogía, lo que significó -antes y después- Napster para la industria de la música cuando desapareció y nació Spotify.

Publicidad