TecnoXplora » Gadgets

VUELVE EL STYLUS… OTRA VEZ

Vuelta a los '90: ¿abre el Apple Pencil la puerta a que regresen los stylus para móviles?

Con la puesta de largo del Apple Pen para el iPad Pro arreciaron las críticas. Ahora bien, ¿es igual el Apple Pen -o los stylus que han introducido marcas como Samsung y Xiaomi- que aquellos insufribles stylus de los '90? El contexto dice que no.

Note 7 Stylus

Samsung Note 7 Stylus

Publicidad

Javier Lacort | @jlacort | Madrid
| 20.12.2016 07:42

“Hemos descartado los botones y hemos puesto una pantalla enorme. ¿Y cómo vamos a utilizarla? No vamos a llevar siempre encima un ratón, ¿verdad? ¿Entonces qué hacemos? Oh, un stylus, ¿verdad? Vamos a usar un stylus. No. No. ¿Quién quiere un stylus? Tienes que llevarlo, y guardarlo, y se te pierde… Puaj. Así que no vamos a usar un stylus. Nadie quiere un stylus”.

Estas fueron las palabras de Steve Jobs cuando anunció la llegada del primer iPhone y explicaba que su interfaz se basaba en una pantalla multitáctil capacitiva. Han pasado casi diez años, y las tornas han cambiado… ligeramente.

Lo hicieron en 2015, cuando Apple anunció el iPad Pro y su correspondiente Apple Pencil. Se dijo entonces que Apple había reculado, que Steve Jobs nunca lo hubiese permitido… Bueno, no tan deprisa: si paramos a pensarlo cinco minutos, es fácil entender que el 'stylus' que repudiaba Jobs no tiene nada que ver con el stylus que es el Apple Pencil, y no lo es por los contextos.

En 2007, las pantallas táctiles eran resistivas, que en muchos casos ni funcionaban con los dedos, así que el stylus era el sistema de introducción de información 'por defecto'. Era el stylus, o el stylus. Y fue aciago. El Apple Pencil no está pensado para manejar nuestro iPad Pro, sino para tareas creativas o que requieran precisión: hace de lápiz o de puntero, pero no reemplaza al dedo. Igual que los stylus de los Galaxy Note: sirven para hacer más cosas, y de forma distinta, pero no buscan reemplazar al dedo.

Ahora, Apple se está planteando la posibilidad de que vuelva el stylus también a los smartphones. Lo sabemos gracias a una nueva patente que sugiere su llegada al iPhone, e incluso al trackpad de los Mac. El destino sería el mismo: plantearlo como una herramienta creativa. Por ejemplo, para realizar cortes muy precisos a la hora de editar vídeos o imágenes, realizar anotaciones de cualquier tipo, añadir de forma simple esquemas a mano alzada y otras opciones del estilo.

Antes que Apple, y al margen de los Note de Samsung, más fabricantes han creído bueno aportar un stylus a sus dispositivos recientemente. En primavera LG anunció el Stylus 2, con lápiz con punta de fibra en lugar de goma para hacerla más fina y precisa. LG, de hecho, ya había lanzado otros terminales con este accesorio incluido en los últimos tiempos. Xiaomi, entre otros fabricantes chinos, ha hecho lo propio. Más allá de los móviles, los buques insignia de los tablets apuestan también por ellos, como Microsoft con sus Surface.

Los stylus no debían morir, sino reinventarse para dejar a un lado su terreno no-natural y centrarse en aquellos aspectos en los que se justifica su uso por encima del de los dedos. Herramientas creativas y de precisión son sus mejores aliados. Casi diez años después de aquella declaración de intenciones de Steve Jobs, los stylus han aprendido a contextualizarse: ni omnipresentes, ni desterrados.

Publicidad