TecnoXplora » Gadgets

VIENEN DEL LEJANO ORIENTE PARA REVENTAR LOS PRECIOS

'Ultrabooks' y 2 en 1 buenos y baratos: estas marcas chinas tiran la casa por la ventana

Son perfectos tanto para los profesionales que necesitan un equipo con el que trabajar durante sus desplazamientos como para el usuario normal que quiere tomar apuntes en la universidad o, simplemente, ver series y películas con un ordenador que también haga las veces de tablet.

Xiaomi Mi Notebook Air, uno de los ultraportátiles chinos más populares

Xiaomi Xiaomi Mi Notebook Air, uno de los ultraportátiles chinos más populares

Publicidad

David G. Ortiz | @gomezortiz | Madrid
| 15.10.2017 23:45

Están de moda. El Pixelbook de Google ha sido el último gran invitado en sumarse a la fiesta de los ultraportátiles y 2 en 1 o convertibles, que han acabado siendo los equipos más deseados por muchos gracias a su buen equilibrio entre potencia, ligereza (pesan poco y son muy finos) y autonomía.

La gama Surface de Microsoft, los MacBook Air de Apple o las alternativas de fabricantes como HP, Lenovo o Dell dominan este mercado con productos que suelen superar (y a menudo de largo) los 1.000 euros. Sin embargo, hay 'ultrabooks' y 2 en 1 para todos los bolsillos que nos llegan de China. Y sí, pueden valer la pena.

A muchos les sonarán Huawei y su Matebook X (aunque este no es precisamente barato) o Xiaomi y sus Mi Notebook Air (que lo son un poco más, sobre todo el de 12,5 pulgadas). Pero son pocos los usuarios españoles que conocen los ultraportátiles de Jumper, Chuwi, o Teclast, por citar solo tres de las marcas chinas que ofrecen opciones asequibles.

Sus ultraportátiles y 2 en 1 bajan de 500 euros (a menudo incluso de 300) y tienen unas especificaciones más que suficientes para cubrir las necesidades de la mayoría: navegar por internet, usar programas de ofimática como Word, Excel o Power Point, una edición de fotos básica con herramientas como Photoshop y disfrutar de series y películas en YouTube o plataformas de vídeo a la carta como Atresplayer.

Si no eres un entusiasta de los videojuegos o un profesional del diseño gráfico o la edición de vídeo, por menos de la mitad de lo que cuestan los ultraportátiles de las grandes marcas puedes tener un moderno ordenador compacto llegado del gigante asiático. Y, por si eso es una ventaja para ti, la mayoría se parecen en diseño a los objetos de deseo de Apple (salvando las enormes distancias, sobre todo en calidad de materiales).

Cinco marcas chinas que no debes pasar por alto

Jumper: es famosa por su gama eZbook de ultraportátiles, que por menos de 300 euros ofrecen sistema operativo Windows 10, procesadores Intel de potencia suficiente para las tareas mencionadas, baterías de larga duración, 4 GB de memoria RAM y pantallas de 11,6 a 14 pulgadas según el modelo.

En el terreno de los 2 en 1 también tienen bastante éxito con la serie eZpad, que tienen características muy similares (con pantallas, lógicamente, más pequeñas). Sus cámaras, eso sí, dejan bastante que desear.

Chuwi: sus convertibles más famosos, HiBook y HiBook Pro, apuestan por la dualidad de sistemas operativos, pudiendo arrancar tanto en Android como en Windows. En lo que respecta a procesador, memoria RAM y batería, van muy en la línea de lo que ofrece Jumper.

En el terreno de los ultraportátiles ofrecen la gama Chuwi LapBook, que tiene diferentes versiones (hasta una con pantalla de 14,1 pulgadas que monta un procesador Intel Apollo Lake de séptima generación). Más que aceptables prestaciones para lo que cuestan, siempre y cuando se las vaya a dar el uso descrito.

Teclast: si los 2 en 1 con arranque dual de Chuwi se nos quedan cortos, algunos de los convertibles de esta otra marca china podrían ser lo que buscamos, pues llegan a los 8 GB de memoria RAM. También vende torres para ordenadores de sobremesa y hasta 'all in ones'.

Cube: de sus 2 en 1 destaca la potencia de los procesadores en algunos modelos, como el Intel Core M3 que incorpora el Cube i7 Book, el mismo que encontramos en la tres veces más cara Galaxy Tab Pro S.

También llaman la atención sus pantallas Full HD y el hecho de que algunos de sus dispositivos sean compatibles con la tecnología Wacom, la más utilizada por los profesionales que diseñan desde sus tabletas (aunque, recordemos, no son ni de lejos dispositivos tan potentes como un Pixelbook, una Surface o un MacBook).

Voyo: los convertibles de esta firma, como el Vbook V3 Apollo o el Vbook A1, van muy en la línea de la gama Yoga de Lenovo (el teclado puede girar hasta 360 grados) e incorporan los modernos procesadores Intel Apollo Lake, acompañados por 4 GB de RAM y gráficos Intel de novena generación.

Vbook V3, un convertible al estilo de los Yoga de Lenovo | Amazon

Consejos para comprar en tiendas chinas

Hasta aquí las buenas noticias, pero hay unas cuantas cosas que debemos saber antes de liarnos la manta a la cabeza. Importar productos desde China, si tienes la paciencia necesaria para esperar entre 15 días y más de un mes a que te llegue el producto, te puede salir muy barato si sabes cómo hacerlo... pero también muy caro si no tienes en cuenta los riesgos y las limitaciones que entraña.

Lo primero es salir a la caza de chollos y promociones. Esto es fundamental al comprar en páginas chinas como Gearbest, Banggood, iGoGo, Geekbuying o AliExpress, que son algunas de las que se consideran más fiables. Aunque el precio que se muestra en la web ya suele resultar barato, rara vez es el mejor que puedes conseguir porque casi siempre hay cupones y descuentos activos que se pueden introducir en el carrito para llevarse una auténtica ganga. Buscarlos suele ser tan fácil como entrar en Google y poner el nombre del producto seguido de “cupón”, “descuento” u otros términos similares.

Cuando se trata de comprar un portátil, también es importante comprender que el teclado rara vez tendrá la configuración española, con sus tildes y su eñes. Normalmente se venden con la distribución de teclas americana, que es ligeramente distinta. Acostumbrarse no suele ser un problema, sobre todo si uno escribe sin mirar, pero también hay soluciones para los que quieren sus botones de siempre.

Así, para algunos portátiles se venden fundas de teclado con las letras en el orden al que estamos acostumbrados, y siempre podemos recurrir a pegatinas que se pueden colocar encima de las teclas.

Por otro lado, el enchufe no suele ser el europeo, pero eso se soluciona fácilmente con un adaptador (que algunas tiendas incluyen con el envío) o, casi mejor, comprando un cargador nuevo con la toma que usamos en España.

Los cargadores de los portátiles chinos no son compatibles con las tomas de corriente europeas; te hará falta un adaptador | Wikimedia Commons

Quizá lo más delicado sea el tema de la garantía. Olvídate de los dos años que tenemos por ley en España y también de que el envío de un producto que quieras devolver la pague el vendedor. Si compras en comercios chinos a través de internet, lo más habitual es que te den como mucho un año de garantía y que te toque a ti pagar el viaje del dispositivo hasta la fábrica si viene con algún desperfecto.

Por eso, siempre que sea posible, es recomendable que pagues a través de PayPal: no sólo añades un intermediario que puede resolver disputas entre el vendedor y tú, sino que, en muchos casos, la firma estadounidense puede hacerse responsable de esos gastos de envío o parte de ellos.

Siguiendo estos consejos e investigando un poco sobre el dispositivo en concreto en el que estés interesado, comprar ultraportátiles o convertibles a China no debería ser problema. No es una opción a la que todo el mundo se atreva a recurrir, pero muchos de los que se han tirado a la piscina están más que contentos con los frutos de su modesta inversión. No todo el mundo necesita un caro MacBook, Pixelbook o Surface... ni puede permitírselo.

Publicidad