TecnoXplora » Gadgets

¿DESCUIDO O INFRACCIÓN?

Tres sencillas acciones para que no te "pirateen" tu webcam como le pasó a Pablo Iglesias

En octubre de 2018, el partido político Podemos denunció que la videocámara que estaba destinada a vigilar una parte de la casa de su secretario general, Pablo Iglesias, había sido pirateada. ¿Te puede pasar a ti también?

La garita en la que están los guardias civiles que vigilan la casa de Iglesias y Montero en Galapagar

Archivo | Atresmedia La garita en la que están los guardias civiles que vigilan la casa de Iglesias y Montero en Galapagar

Publicidad

La Guardia Civil había instalado, en el perímetro de la casa de Pablo Iglesias e Irene Montero en la localidad madrileña de Galapagar, una videocámara con el fin de vigilar si alguien realizaba algún acto vandálico como la pintada de grafitis. Sin embargo, según denunciaron desde Podemos, la videocámara había sido pirateada y sus imágenes publicadas en un repositorio de webcams públicas. ¿Por qué ocurrió esto?

Para Eusebio Nieva, director técnico de la compañía de seguridad CheckPoint, el problema se puede deber no tanto a un pirateo sino, más bien, a “un descuido”. “Si alguien ha reseteado la cámara en remoto por algún motivo, esta ha podido volver a su configuración de fábrica y, por tanto, a la configuración conocida”, explica Eusebio.

Nieva se refiere a la web Insecam.org, el mayor directorio de cámaras de seguridad que se pueden ver online. En este portal están disponibles miles de cámaras que, al tener una configuración de fábrica se pueden rastrear y acceder a ellas fácilmente. Lo que pasó con la de Pablo Iglesias, que se pudo ver en este mismo portal, tiene mucho en común con todas las demás.

Webcams | Insecam.org

Por un lado, si nadie cambió los valores de fábrica cuando la instalaron y, por tanto, escribieron una contraseña más robusta, era el caldo de cultivo ideal para poder entrar y ver lo que estaba emitiendo. En ese caso no se podría considerar “pirateo”. La otra opción es la comentada anteriormente: que alguien, ciberdelincuente o no, la reseteara por algún motivo y volviera a los valores de fábrica, momento en el que los robots de Insecam.org la rastrearon, consiguieron acceder y emitir lo que estaba grabando.

Según Nieva, esto es algo que nos puede pasar a cualquiera, pero da una serie de consejos para intentar, al menos, evitar ponérselo fácil a webs de este tipo:

1.- Cambiar la contraseña nada más que instalemos la cámara de seguridad o, en su defecto, pedir a quien nos la instale que la cambie y ponga una personaliza y más robusta que la que viene de fábrica.

2.- En el caso de tener que resetear la cámara o reiniciarla, asegurarse de que no ha vuelto a los valores de fábrica y que, por tanto, mantiene la contraseña robusta que hayamos configurado.

3.- Tener siempre actualizado el firmware del dispositivo con la última versión y los últimos parches de seguridad. Algunos grandes problemas de ciberseguridad, como Wannacry, se pudieron haber evitado si se hubieran tenido los parches de seguridad instalados adecuadamente.

Publicidad