TecnoXplora » Gadgets

MACCO ES LA ROBÓTICA APLICADA A LA HOSTELERÍA

El robot camarero, sevillano y con barra incorporada que te sirve copas

Macco, el robot camarero, aliviará tu sed cuando los bares cierren y no haya nadie para servirte la última copa. Sin embargo, no te lo encontrarás exactamente detrás de la barra como los hacen habitualmente los camareros, sino encima de ella.


Macco robot camarero

MACCO Robotics Macco sirve copas con barra supletoria

Publicidad

La robótica aplicada a la hostelería está dando sus frutos y puede tener mucho futuro, sobre todo, en un país eminentemente turístico como el nuestro. La empresa sevillana Macco Robotics ha presentado en Ficod 2015 su robot para hoteles y bares, un robot que ya sirve copas y cócteles en lugares exclusivos de Tailandia y Emiratos Árabes Unidos.

El robot está basado en lo que, en programación, se conoce como control numérico. Es decir, el sistema está totalmente programado, pero sabe en qué lugar está cada pieza en cada momento. Gracias a esto, puede subsanar los pequeños errores que va encontrando durante el proceso automatizado de elaboración de los tragos.

Cada “brazo” tiene siete ejes distintos y en el modelo que se comercializa la terminación de las extremidades tiene forma humana, y no los ganchos que se ven en la versión demo, según cuenta Víctor Martín, CEO de la compañía. Como sería muy complejo controlar los catorce ejes por la gran cantidad de movimientos que se generarían, el software lo simplifica a solamente dos, para que sea más sencilla su programación.

Macco tiene visión artifical para distinguir donde está cada botella, que le sirve como una forma de reconocimiento de su entorno inmediato. También cuenta con sensores para identificar las superficies de cada  recipiente agarra: una coctelera, un vaso de plástico, una copa de cristal, una botella, etc...

Y tiene una morfología humanoide de cintura para arriba, aunque la cara del ejemplar de Ficod sea el de una pantalla con la silueta de dos ojos. ¡Quizá le guste a algún político con querencia al plasma!

El software es una pantalla táctil y el usuario solamente tiene que colocar al alcance del robot las distintas clases de bebida que se van a servir. Las combinaciones y posibilidades de mezcla ya vienen programadas y el cliente solamente tiene que seleccionar qué quiere tomar.

No esperéis cócteles de vanguardia, pero si un servicio eficiente. Así os podéis librar de las mala cara de algún camarero malhumorado.

El fundador de Macco Robotics tenía experiencia en robótica industrial en el sector automovilístico, pero en 2013 eligieron la robótica humanoide como apuesta de futuro.

De momento, solamente han vendido varias unidades a lugares de alto standing como Dubai o Bangkok. El problema es su alto precio, ya que el mayor problema es la fabricación. Al no ser ésta a escala, los costes se disparan. Un robot camarero básico cuesta alrededor de 90.000 euros.

 

Publicidad