Tener un robot aspirador es cada vez más común en todas las casas. Debido a su funcionalidad y a su precio, cada vez más asequible, este aparato limpiador es el nuevo inquilino de muchas viviendas. Para los más despistados, se trata de un aparato que, de forma autónoma, aspira una casa hasta que quede limpia. Su batería dura aproximadamente dos horas y es capaz de recargarse automáticamente en su base.

La mayoría de estos aspiradores robóticos son redondos, aunque también hay modelos cuadrados o con forma de D. Estos aparatos no son muy altos, cualidad que les permite limpiar también por debajo de muebles, sillones o camas. Para moverse cuentan con ruedas y una dirección, para que el robot pueda limpiar en cualquier sentido. Hay modelos capaces incluso de limpiar alfombras con buenos resultados.

Para no chocarse o atascarse, un aspirador robótico utiliza sensores infrarrojos, cámaras y otras piezas encargadas de detectar presión de distintos objetos. Gracias a estos dispositivos, el robot limpiador es capaz de realizar sus tareas de forma segura y sin caerse por las escaleras. Como complemento, también hay algunas aspiradoras autónomas que cuentan con unos pivotes para señalizar al aparato por donde tiene que ir.

¿Cómo limpian estos aparatos?

Una desventaja con la que cuentan los robots aspiradores con un diseño redondo es que no llegan bien a las esquinas, por lo que no limpian completamente. Aparte de este inconveniente, estos aparatos suelen contar con unos sistemas muy completos para limpiar bien todas las partes de la casa. Estas aspiradoras autónomas suelen tener un dispositivo de succión y varios cepillos que depositan el polvo en un contenedor específico.

Así que si tienes un robot aspirador en tu casa pero tienes dudas sobre si podría estar espiándote o no, te recomendamos el vídeo de la parte superior, así aclararás tus dudas de una vez por todas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

¿Sabes quién es el responsable de la mayor parte de polvo de tu casa?

El teclado de tu ordenador tiene más gérmenes que el retrete