Con el paso de los años el almacenamiento de nuestros ordenadores ha ido evolucionando de una forma vertiginosa, sobre todo con la llegada del almacenamiento en la nube y las conexiones de fibra, que ha acabado prácticamente con el almacenamiento en pequeñas memorias USB o medios ópticos. Ahora básicamente utilizamos discos duros externos, unidades SSD, o los tradicionales discos duros de 2,5 o 3,5 pulgadas. Pues bien, seguramente te hayas visto en la tesitura a lo largo de los años de haber tenido que cambiar de un ordenador a otro nuevo por una avería que ha sido imposible de reparar. Cuando eso ocurre, hay elementos del anterior ordenador que son perfectamente válidos, y que podríamos seguir utilizando en el nuevo ordenador. Uno de ellos es el disco duro, que puede tener una segunda vida funcionando como un disco externo.

Recupera tu viejo disco duro

Seguramente guardes en ese disco duro muchos datos que nos has podido recuperar. Pero una vez que lo hagas, podrás utilizar toda su capacidad, que suele ser alta, para guardar todos tus documentos y llevártelos contigo, aunque sea un disco duro diseñado originalmente para ser utilizado dentro de la caja de un ordenador de sobremesa. Los discos duro medianamente moderno cuentan con la interfaz de conexión SATA, por lo que debemos buscar un dispositivo pueda leer estos discos directamente. Hay conversores de SATA a USB, que permiten conectar el disco duro al ordenador como si se tratara de un disco duro externo. El problema es que necesitan de una fuente de alimentación externa para poder funcionar, por lo que es un gasto extra que tenemos que añadir, y sobre todo un “trasto” más que tenemos que tenemos que llevar encima con el disco duro.

Podemos conectar dos discos a la vez | UGreen

Pero hay una solución realmente interesante, y que no solo nos sirve para discos duros tradicionales, sino también para las modernas unidades SSD, que como sabéis son mucho más pequeñas, en estado sólido, y pueden albergar las mismas o mayores capacidades. Este dock nos permite conectar a la vez dos discos duros, ya sean SATA o SSD, iguales o combinados. Y cuenta con un botón que nos permite hacer una copia exacta de un disco al otro sin intervención alguna del ordenador. Aunque esta es su principal utilidad, no cabe duda de que el diseño en forma de “tostadora” y la posibilidad de conectar los discos en vertical hacen de esta solución mucho más cómoda para recuperar nuestros discos duros.

Los discos se pueden conectar y desconectar en caliente | UGreen

Este dock es una base de conexión de disco duro, que por un lado se conecta a la corriente, y por otro a un puerto USB del ordenador, preferentemente el más rápido que tengamos, para que no se resientan las copias de archivos o la reproducción de contenidos desde los discos duros. Hay otras muchas más alternativas en el mercado, algunas más baratas, pero desde luego esta nos parece la manera más cómoda de reciclar uno o varios discos duros antiguos, porque podemos intercambiarlos de manera sencilla, e incluso como podéis ver, combinarlos.