TecnoXplora » Gadgets

VIDEOBLOG CON MAR ABAD

El reloj que te dice la hora mediante un cálculo matemático

A menudo miramos el reloj con prisa. ¡Qué hora es! Y así metemos aún más velocidad al tiempo de la que ya lleva. Pero hay un modo de retener este estrés: leyendo la hora en un reloj Fibonacci.

Publicidad

Mar Abad | @MarAbad Realización: David Navarro @madnavarro | Coveritmedia | Madrid
| 01.07.2015 11:59

Este reloj muestra la hora siguiendo la sucesión que estableció Leonardo de Pisa hace casi 800 años. El matemático italiano, conocido como Fibonacci, creó una serie que empezaba con dos 1. A partir de ahí fue sumando cada número con el anterior y así obtenía el siguiente. Después volvía a sumar los dos últimos y surgía el nuevo dígito de la cadena.

Esta sucesión se usa a menudo en las matemáticas, la teoría de juegos y la computación. Y, a partir de ahora, también se utilizará en la expresión del tiempo. Un desarrollador de software canadiense llamado Philippe Chrétien ha creado este dispositivo utilizando una placa arduino, unas luces LED y la lógica de la sucesión de Fibonacci.

La hora se muestra en cinco cuadrados de distintos colores, y para leerlo es imprescindible hacer un cálculo matemático. Los cinco cuadrados se corresponden con los cinco primeros números de la serie: 1, 1, 2, 3 y 5. Las horas se representan en color rojo y los minutos, en verde.

Cuando un cuadrado indica la hora y los minutos a la vez se vuelve azul. Y si el cuadrado está en blanco es que no tiene ninguna información que dar. A partir de ahí el que quiera saber la hora tendrá que hacer unos ejercicios de cálculo.

El dispositivo empezará a distribuirse este mes de junio. Los interesados pueden comprarlo en la web de Kickstarter en dos modalidades: un kit de ‘Hazlo tú mismo’ o listo para usar.

El reloj Fibonacci es de código abierto para que el dueño pueda introducir los cambios que quiera y, además, está pensado para que funcione como una lámpara, como una nueva versión de las lámparas de lava, exactamente. Para cuando a su dueño no le importe la hora o no le apetezca hacer operaciones aritméticas.

Publicidad