TecnoXplora » Gadgets

OPCIONES PARA VER LA REALIDAD VIRTUAL

Realidad virtual a bajo precio: el mercado de las gafas de cartón

La realidad virtual o aumentada con el teléfono móvil ya está en marcha, aunque aún tiene mucho que avanzar. Esto hace que no todo el mundo se quiera dejar entre 200 y 300 euros en unas gafas. Para ellos hay una alternativa económica... y de cartón.

Samsung apuesta por la realidad virtual con sus gafas y una cámara 360º

Samsung Samsung apuesta por la realidad virtual con sus gafas y una cámara 360º

Publicidad

Gear VR, la apuesta de Samsung para el mercado de la realidad virtual, solo es compatible con su Galaxy Note 4 y cuesta 250 euros. Posiblemente sea la mejor opción, pero no es para todo el mundo. Sin embargo, Google ofrece la posibilidad de comprar —o, incluso, construir— unas gafas de cartón que funcionan con cualquier dispositivo con Android Jelly Bean o superior (eso sí, es recomendable que dispongan de NFC, aunque no es obligatorio). Así es Cardboard.

Cardboard apareció por primera vez en el Google I/O del año pasado y lo cierto es que a la industria le costó un tiempo asumir que no se trataba de una broma. El buscador no distribuye ninguna de estas monturas, pero sí pone los planos a disposición de quien tenga tiempo libre y una adicción a Bricomanía. Solo hace falta el 'gafacasco' de cartón, unas monturas, unas lentes y gomas para sujetarlo todo. Por supuesto, unos sensores de movimiento adicionales o una etiqueta NFC, ayudan a hacer todo más práctico y profesional, pero no son básicos.

Quienes teman perder un dedo en el intento, pueden recurrir a los fabricantes no oficiales. En la propia página de Google, la compañía enlaza a cuatro: DodoCase, I Am Cardboard, Knox Labs y Unofficial Cardboard, cada uno con sus modelos y peculiaridades. Cartón y diseño van de la mano.

DodoCase fueron los primeros en ver las posibilidades que tenía esto. Actualmente ofrecen un único modelo, pero hay varios accesorios, como una montura para gorras y, cómo no, una gorra a la que poner esta montura. El pack con todo esto y un kit de desarrollo cuesta 52,95 dólares, aunque es posible comprar solo las gafas por 21,95.

Samsung Gear VR

Quienes quieran entrar en mundos virtuales con un toque de color tienen varias opciones en I Am Cardboard. La más simple y económica, en un elegante tono caja de mudanza, cuesta 19,99 dólares, pero también hay versiones con NFC (desde 26,99 a 36,99, en función del color).

Por su parte, en Knox Labs apuestan por el diseño y ofrecen modelos con motivos (gafas o gato con gafas, como debe ser) y una tercera opción en aluminio que, eso sí, se va hasta los 85 dólares. También hay un modelo de mayor tamaño compatible con phablets y un par de versiones más aburridas y baratas (desde 14,95 dólares y con aspecto de cartón de leche).

Por último, Unofficial Cardboard, que va a lo sencillo: un único modelo (desde 14,95 dólares) y la posibilidad de comprar piezas sueltas, que el cartón y el plástico no son precisamente componentes a prueba de niños o manazas.

¿Ya has elegido? Perfecto, solo hace falta instalar la aplicación de Cardboard en el teléfono y bajar contenido preparado para la realidad virtual. El problema es el mismo que con las gafas más caras (hay poco), pero duele menos cuando las gafas han costado menos que el teléfono.

La experiencia, eso sí, dependerá de la potencia de éste (hay que tener en cuenta que deberá mover el contenido 'dos veces' al mismo tiempo, una para cada ojo) y, sobre todo, de su pantalla. Todo lo que esté debajo del Full HD resultará en unos píxeles bastante evidentes... Y ahí el cartón no puede hacer nada.

Publicidad