El vinilo ha resurgido en los últimos años de sus cenizas, en las que se sumió a finales de la década de los noventa y comienzos de siglo. Como tantos otros dispositivos y formatos, la nostalgia ha sido benevolente con este formato analógico, también por la gran reputación que tiene su sonido analógico, el más puro que puede ofrecer una grabación según los más puristas. Durante décadas nos acostumbramos a tener vinilos y tocadiscos en casa, que solo reproducían música, pero nunca la grababan.

Eso se lo dejábamos al casete, que era el formato favorito para grabar las canciones de la radio o grabarla a los amigos o la novia. Pues bien, en su segunda juventud, hemos conocido un nuevo tocadiscos que va más allá, y nos permite grabar sobre vinilo nuestras propias creaciones, o hacer nuestros recopilatorios de temas favoritos, se llama Phonocut.

Crea tus propios “mixes” en un disco de vinilo

Es evidente que este no es el primer dispositivo capaz de grabar vinilos, ya hace más de cien años era algo medianamente normal contar con fonógrafos que eran capaces de traducir el sonido en diferentes surcos de manera similar al de los vinilos. Lo que no ha sido nada popular precisamente fue el grabador de vinilos, primero, porque era imposible encontrar un “vinilo virgen” y segundo porque pocos le encontraban la utilidad teniendo los casetes. Pero en estos tiempos que corren, por encima de lo práctico se valora lo nostálgico, y la posibilidad de revivir viejos tiempo, incluso de perspectivas nuevas para la mayoría, como hace Phonocut.

Este dispositivo ha llegado a Kickstarter, donde ya ha conseguido ampliamente su objetivo de financiación. Y lo hace prometiendo algo que no tiene demasiado sentido hoy en día, salvo que nos carcoma la nostalgia. Como es la posibilidad de crear nuestros propios discos de vinilo, con el contenido que nosotros queramos, creando una recopilación de temas o intentando clonar un disco ya existente, y puede que en mal estado. Hasta ahora la producción de discos de vinilo estaba limitada a los fabricantes de estos discos. Pero eso es algo que cambia para siempre este dispositivo, que nos permite hacer lo mismo en casa.

El funcionamiento de Phonocut es muy sencillo, aunque como es lógico, hacen falta “vinilos vírgenes” para poder utilizarlo. Cuando compramos uno de estos dispositivos, viene acompañado de cinco de estos vinilos listos para ser grabados. Después solo tenemos que elegir la fuente de sonido, y después pulsar el botón “Start” para comenzar la grabación. Cuando volvamos a pulsar el botón, se terminará la grabación. Estas pueden tener una duración máxima de entre 10 y 15 minutos, dependiendo del perfil de sonido elegido. Eso sí, no esperéis un dispositivo barato, nada más lejos de la realidad. Ya que este Phonocut está disponible en Kickstarter desde los 1399 euros, un precio que puede tener sentido si tenemos en cuenta que puede tener también un uso profesional, caso en el que se amortiza rápidamente. Aunque como es lógico, también es perfecto para nostálgicos. Las primeras unidades se entregarán en el mes de diciembre.