TecnoXplora » Gadgets

LA MODA HA TOCADO EL CIELO

El palo selfie definitivo: un larguísimo brazo postizo

Como ir con un palo selfie por ahí y estirarlo para sacarse fotos puede resultar un poco ridículo, un cómico japonés llamado Mansoon ha creado la solución definitiva para que no te avergüences del instrumental que llevas asociado a tu smartphone. Este revolucionario invento, de sofisticada factura japonesa, es un brazo postizo que camufla el armatoste de metal.

El palo selfie definitivo

Mansoon El palo selfie definitivo

Publicidad

Pablo G. Bejerano | @pablogbej | Madrid
| 08.12.2015 00:42

Este brazo de mentira, que de largo aspira a ser como un poste de luz, está rematado por una mano de plástico que sujeta el smartphone. Evidentemente el usuario puede apretar un botón con su propia mano (si aún sabe dónde la tiene) para sacar la foto, porque de lo contrario tendría que ser un verdadero malabarista para, en los 10 segundos que dura la cuenta atrás de la cámara, ajustar la mano postiza, pelearse con la manga de una camisa obscenamente larga estirando el palo selfie que está por dentro, encontrarte en la pantalla del móvil desde la lejanía de tu posición (los miopes tendrán más problemas con esto) y cuadrar el enfoque.

Echemos un vistazo al resto de sus secretos. El inventor, el tal Mansoon, es un cómico japonés que se ha planteado la necesidad de disimular la vergüenza que producen los palos selfies. Para esto se le ocurrió que sería mucho menos vergonzoso llevar un brazo postizo de metro y medio (aprox) coronado con una mano de plástico.

Era una idea brillante, así que Mansoon buscó lo que necesitaba para perpetrarla. Los ingredientes básicos eran un palo selfie –este era el más básico de todos–, una mano prostética –que el inventor compró a través de Amazon– y una camisa cuyas mangas podrían servir de cinturón. Solo tuvo que adaptar la mano para que un smartphone quedara ajustado en ella y el agarre pareciera natural.

Tal vez cuando Mansoon estaba tejiendo la camisa –imaginémosle como una hilandera paciente encorvada sobre su máquina de tejer– debió preguntarse qué hacía con una camisa con mangas largas pero solo un brazo postizo selfie. Una vez descartada la opción de hacer una camisa con una manga larga y la otra no (quizá ya había comprado la tela y de ninguna manera se podía desaprovechar), Mansoon debió decir 'eureka' (en japonés).

Así pudo ser como Mansoon acabó comprando dos manos prostéticas en Amazon en vez de una, dos palos selfies y las dos mangas de la camisa quedaron estiradas como un chicle. También pudo ser que desde el principio esa fuera su idea. En todo caso el inventor nipón ha creado un producto completo y se le puede ver en posando orgulloso con su vestimenta selfie.

No importa que sacar una foto con el brazo postizo selfie parezca un puñetazo de Dhalsim, el yogui de Street Fighter, lo que cuenta muchas veces en tecnología es la innovación. ¿No se le llamaba así? El perfil de Mansoon invita a pensar que su invento no es más que una forma de llamar la atención sobre la moda de los palos selfie y de paso burlarse un poco. Aunque quién sabe, quizá esta rareza haga furor en Japón.

Lo peor es que ya existía una idea similar, pero en versión un poco más triste (y que iba absolutamente en serio)

Publicidad