TecnoXplora » Gadgets

PODRÍA SER VENDIDA A OTRA COMPAÑÍA

Ouya: la consola que recaudó 8,5 millones muere de éxito

Fue una revelación en el crowdfunding, pero ahora languidece. Te contamos qué está pasando con Ouya.

Ouya

Agencias La videoconsola Ouya, pionera en crowdfounding

Publicidad

Fue una de las sensaciones del crowdfunding mundial hace un par de veranos, pero, por desgracia, se está desinflando a un ritmo acelerado. Ouya, la consola de software libre desarrollada bajo Android, está llevando a cabo una lenta procesión fúnebre que no parece augurarle un futuro demasiado halagüeño.

Fue en agosto de 2012 cuando se presentó al mundo como una revolución en el mundo de las consolas. En apenas dos meses, Ouya consiguió recaudar 8,5 millones de dólares gracias a los 63.416 mecenas que decidieron apostar por el producto en Kickstarter, la mayor plataforma de crowdfunding del mundo. La consola comenzó a salir a finales de ese año, pero fueron muchos los crowdfunders que recibieron el ansiado producto con más retraso del que se esperaba.

Además, Ouya contaba con algunas deficiencias técnicas (sobre todo en el desarrollo de su mando) que motivaron que, en octubre de 2013, se lanzara Ouya 2.0, una nueva versión que incluía un hardware que mejoraba -y mucho- la tarea que hasta entonces habían desarrollado los responsables de la compañía.

Ouya

De competir con Xbox y Play Station... a la nada

Por otro lado, la idea de desarrollar consolas que funcionasen con Android fue tomada por varias empresas más, que lanzaron al mercado distintos productos que ofrecían mejores resultados y rendimiento que Ouya. En plena lucha con la competencia, Ouya perdió la batalla y tuvo que ceder terreno, dedicándose a desarrollar software que podía ser ejecutado en cualquiera de los dispositivos lanzados por su propia competencia.

Con el tiempo, Ouya pasó de ser la megaconsola que plantaría cara a Xbox y Play Station a quedar reducida a una alternativa que, como muchas otras, tiene un futuro más que incierto. Las ventas no han ido nada bien, y la imagen de seguridad que hizo que más de 63.000 personas confiasen en el producto se está diluyendo a un ritmo vertiginoso.

Al final, el lento fenecer de Ouya está desembocando en una más que posible venta de la empresa. Ante los malos resultados y los peores augurios de cara al futuro, los desarrolladores de la consola han iniciado un proceso de ofrecimiento a varias multinacionales del sector, que podrían estar interesadas en el equipo técnico y el desarrollo de software y hardware que tan famosa hicieron a Ouya.

Las posibilidades podrían pasar por China. Y es que, a principios de 2014, el país asiático levantó el veto a las consolas y permitió la venta de cualquier dispositivo de este tipo en el país. Por ello, el fabricante Xiaomi suena como una de las mejores opciones, debido precisamente a las buenas relaciones que existen entre ambas compañías. No en vano, la empresa china hace tiempo que viene usando la tecnología de la consola en el desarrollo de sus nuevos televisores.

Habrá que ver si Ouya consigue ser vendida o acaba siendo pasto de la larga lista de consolas sin éxito. Entre tanto, habrá aprendido una lección: después de triunfar en el crowdfunding, el trabajo sigue. Y es muy complicado.

Publicidad