Ya está aquí el CES 2020, la primera gran cita tecnológica del año, que a su vez es una de las más importantes a las que podemos asistir durante los próximos doce meses. Es la feria de electrónica de consumo por excelencia, y en ella son muchos los fabricantes que se dan cita para mostrarnos los últimos lanzamientos para sus gamas. De estos, sobre todo destacan aquellos productos que todavía no han llegado al mercado y muestran su nueva cara en los stands de la feria, es el caso de los nuevos televisores de LG. Si el año pasado conocíamos su primer televisor OLED con pantalla completamente enrollable, hoy la firma surcoreana nos sorprende con la nueva propuesta para este televisor enrollable, una propuesta que puede acabar para siempre con las tradicionales pantallas de los proyectores.

Un concepto de pantalla renovado

Como sabéis, durante muchos años la principal alternativa al televisor en nuestros hogares ha sido la de los proyectores y sus grandes pantallas, que parecían meternos de lleno en la sensación de contar con todo un cine en casa. Para ello es necesario contar con una pared blanca, o mucho mejor con una pantalla en forma de lona, que normalmente se enrolla en el techo del salón. Pues bien, en este caso LG ha querido darle un nuevo sentido a estas pantallas de proyección enrollables, integrando en ellas directamente todo lo que podemos esperar de un televisor OLED.

Las pantallas de LG se adaptan a distintos espacios | LG

Es una evolución del televisor presentado el pasado año en la misma feria de Las Vegas, con la diferencia de que en lugar de enrollarse sobre una base en una mesa, en este caso se puede enrollar y esconderse en el techo de nuestra sala de estar o el salón. De tal manera que mientras no la utilizamos permanece completamente escondida en el techo. Por tanto, virtualmente no necesitamos espacio en la sala de estar para colocar el televisor, con el consiguiente ahorro en este aspecto a la hora de diseñar esta zona de nuestro hogar. Cuando necesitamos ver el televisor, solo tenemos que tirar hacia abajo y desplegar la pantalla, que a diferencia de las de proyección, integra todo un panel OLED.

Este televisor enrollable de techo se podrá ver desde la próxima semana en la feria de Las Vegas, así como otros interesantes modelos que ha presentado la firma y que también presumen de ser flexibles. Uno de los más curiosos es el que se puede adecuar a la cabina de una avión, integrándose la pantalla en el techo y paredes de este a pesar de la forma redondeada de la cabina, ya que la gran pantalla OLED puede amoldarse a esta forma. Aunque en el CES 2020 de LG también veremos modelos de televisores tradicionales, con pantallas OLED de 88 pulgadas y nada menos que 12.1 canales de sonido para disfrutar de una experiencia de audio completamente envolvente. Por supuesto, de todos los televisores y pantallas que estamos hablando podemos esperar una resolución UHD, o mejor conocida por todos como 4K.