Las keynote de Apple llevaban un tiempo siendo previsibles: había tantas filtraciones que era bastante fácil augurar qué iba a pasar. En esta ocasión, la conferencia inaugural del evento de desarrolladores de la compañía ha sido una sorpresa: se esperaban muchas novedades, pero hubo más bien pocas.

Anunciaba Tim Cook cuando el evento empezaba que habría seis novedades. Tres horas y media después (cada día duran más estas cosas) sólo hay dos cosas destacables: una, el lanzamiento de un altavoz doméstico para competir con los de Amazon y Google; dos, una interesante evolución del software del iPad, que lo asemeja más a los ordenadores.

Además de esas dos cosas, poca novedad. Ni siquiera el nombre del nuevo sistema operativo de los Mac es realmente nuevo (pasa de llamarse Sierra a High Sierra). Por lo demás, WatchOS 4 (donde lo más destacado es un ‘watchface’ de Siri, que ofrece información contextual para ajustarse al usuario), un acuerdo con Amazon para Apple TV, algunas mejoras en la gama ultraprofesional de los iMac (casi 5.000 dólares por ordenador, casi nada) y algún acercamiento a la realidad aumentada y la realidad virtual. Poca cosa.

iMac Pro | Apple

HomePod: un altavoz de 379 dólares para usuarios de Apple Music

Lo más innovador del evento fue la presentación de HomePod, un altavoz inteligente disponible en dos colores que servirá para escuchar música o para interactuar con él. A través de Siri y de los dispositivos de Apple que haya alrededor, se puede preguntar información sobre la música que suena, dictar mensajes para el iPhone o enterarse de las noticias.

El diseño, en la línea de Apple, es cautivador por su sencillez: una especie de ojo de mosca (en plan bien) en blanco o negro. Lo más destacado, su capacidad de ajustarse a la sala en la que se encuentre para modular la música, así como su ‘conexión’ con otros posibles HomePods alrededor para ofrecer una experiencia combinada.

Lo peor, dos cosas: su precio -379 dólares es mucho más que otros dispositivos ya en el mercado, donde ‘dominan’ Amazon y Google- y su ‘cautividad’. El dispositivo nace para ser usado con una cuenta de Apple Music, y eso en una Europa dominada por Spotify lo hace un producto muy restrictivo.

El producto llegará en diciembre a EEUU, Reino Unido y Australia -cosas del idioma- y “el año que viene al resto del mundo”, han asegurado sin concretar más.

Los iPad ya (casi) parecen ordenadores

Los Macs fueron de nuevo los grandes olvidados de la cita. Sí, se anunciaron mejoras en las pantallas y en el rendimiento de los MacBook, MacBook Pro y MacBook Air, pero poco más. Por contra, se presentó un nuevo modelo de iPad Pro -la gama alta del dispositivo, orientada al trabajo- con una pantalla de 10,5 pulgadas y, de paso, interesantes mejoras de la mano de iOS 11.

Porque sí, habrá nuevo iOS en otoño, y aunque no se ha profundizado mucho en las novedades que supone para los iPhone (cabe esperar que eso dependerá de cómo sea el teléfono que presenten entonces), sí se ha ahondado en los iPad. Y, la verdad, ha sido lo mejor de la keynote.

Se mejora el área de widgets, con más opciones de configuración del teléfono con un solo toque -además de combinarlo con el 3D Touch para mostrar aún más opciones-. Se mejora la multitarea, cruzando contenido en apps (arrastrar fotos de una app a un mail, por ejemplo) y se implementan mejoras interesantes de uso -como opciones directas de ‘guardar como PDF’, escanear documentos o hacer capturas de pantalla y editarlas de forma rápida-.

Además, el iPad Pro incorporará también un ‘dock’ (esa barra horizontal de abajo de los Mac) para acceder rápidamente a las apps, que sólo aparecerá al deslizar el dedo desde abajo. Junto a ello, habrá un modo ‘drag and drop’ y un ‘split view’ -la opción de dividir la pantalla- mejorado. Por último, un nuevo sistema de gestión de archivos llamado 'Files' (un explorador de archivos, vaya) que no sólo servirá para el ecosistema de Apple, sino que integrará servicios en la nube como Dropbox o Google Drive.

Nuevo iPad Pro de 10,5 pulgadas | Apple

Nuevo iPad Pro de 10,5 pulgadas | Apple

Hubo tiempo para algunos detalles más, como presentar el inminente rediseño de la AppStore (que llevaba desde sus orígenes casi sin tocarse). Incorporará pestañas para ‘Hoy’ (contenido destacado e historias sobre las apps) o juegos, así como una nueva ‘landing page’ para las aplicaciones en sí, que tendrán feedback más rápido y veraz de sus usuarios -o eso aseguran desde la compañía-.

Con todo, las espadas quedan en alto: habrá que esperar a la tradicional keynote de septiembre para saber cómo se traduce todo esto en nuevos dispositivos. El iPhone cumple entonces diez años, y se espera un buen empujón al producto. Habrá que ver si los iPad, los Mac y los AppleWatch también lo reciben… o si por el contrario, como en esta ocasión, las expectativas superan a la realidad.