TecnoXplora » Gadgets

GADGETS QUE SEGURAMENTE NO PODRÁS COMPRAR

Un móvil por 10.000 euros, unos auriculares por 2.000... Bienvenido a la feria de la tecnología para ricos

Si cuando Apple presentó su smartwatch bañado en oro te temblaron las piernas, mejor siéntate. No es más que la punta del iceberg de la tecnologia extravagante que multitud de firmas desarrollan para los que pueden permitirse esos lujos.

Smartphone de Lamborghini

Lamborghini Smartphone de Lamborghini

Publicidad

Siempre nos hemos preguntado qué hacen con su dinero los que han perdido la cuenta de los ceros en sus cuentas corrientes ¿Para qué querrán toda esa fortuna si no tienen tiempo de gastarla? Ahora, al menos, sabemos que aparatos por los que nosotros podríamos pagar 200, 300 o 400 euros se llegan a vender por miles y miles de dólares.

Mientras el mundo miraba asombrado lo que ocurría en el Mobile World Congress de Barcelona, donde algunos gigantes tecnológicos presentaban sus nuevas creaciones, en la ciudad de Nueva York tenía lugar The Luxury Technology Show, una feria tecnológica que nada tiene que ver con las que se celebran en el resto del mundo.

Al contrario de lo que ocurre en el CES de Las Vegas, en la IFA de Berlín o en el citado MWC de la Ciudad Condal, donde las firmas presentan aparatos para todos los bolsillos, los dispositivos del evento neoyorquino quedan reservado para los que no se asustan al ver más de tres dígitos en la etiqueta de un producto cualquiera.

¿Cuánto estarías dispuesto a pagar por un teléfono móvil? ¿Unos 200 euros? ¿Quizá 300? ¿Algo más? Visto lo visto en The Luxury Technology Show, los hay que están dispuestos a gastar hasta 4.000 dólares. Eso es lo que cuesta el smartphone 88 Tauri de la firma Tonino Lamborghini. La marca de artículos de lujo se ha lanzado también a diseñar sus propios teléfonos móviles, que solo están al alcance de unos pocos.

Smartphone de Lamborghini

Cuando le preguntan a los responsables de la compañía italiana por qué el precio es tan desorbitado, no muestran la menor duda: sus prestaciones, su cámara o su equipamiento tecnológico no marcan la diferencia. Sin embargo, una parte de la carcasa está fabricada con cuero fino. Ahí está el matiz. "Es para gente rica, gente que disfruta con el lujo, gente que quiere sentirse importante", asegura un portavoz de la firma.

Los asistentes al evento pudieron encontrar también productos sorprendentes que, en sus faraónicas mansiones, podrían quedar de fábula. Por ejemplo, aquellos a los que les resulta incómodo ir caminando de un lado a otro de la casa pueden decantarse por el IO Hawk, un nuevo concepto de monopatín.

A la mayoría de nosotros en nuestros pisos no nos haría falta algo así. Quizá sería divertido para desplazarnos por la calle, pero al ver el precio descartaremos automáticamente la opción ¿Pagarías los 1.799,99 dólares que cuesta el invento? Harto improbable.

Más allá de los precios prohitivos, en la fería tecnológica celebrada en Nueva York los asistentes pudieron encontrar cacharros sorprendentes. Como explicaba Alex Reiff, el encargado de esta feria, la clave no está en el precio, sino en las prestaciones de los dispositivos que allí se exhiben. "No tiene que ser el producto más caro del mundo, sino que ha de ser diferente", explicaba.

Es el caso de los altavoces Clio, mucho más discretos y decorativos que esos gigantescos y llamativos altavoces que los ricachones tienen en sus casas. Así es la propuesta de la firma ClearView para disfrutar del cine y la música a lo grande:

Salvo por su base, pocos dirán a simple vista que se trata de un altavoz. Las vibraciones de un megáfono tradicional se trasladan a esta placa de polimetilmetacrilato totalmente transparente, de la que emanan los sonidos más agudos y los medios. Los graves proceden de un 'subwoofer' que se encuentra en la base. Además, gracias a esta placa de vídrio que funciona como conductor, el un sonido es envolvente. Y todo por tan solo 349 dólares. Sí, sigue siendo un precio elevado, pero visto lo visto...

Publicidad