TecnoXplora » Gadgets

MEMORIA A LO BESTIA

¿Te imaginas un móvil con 1 TB de almacenamiento?

El tamaño de almacenamiento más extendido de los teléfonos actuales suele ser el de 16 GB. Sin embargo, los fabricantes Toshiba y Sandisk ya trabajan en multiplicar esa cantidad por 64 y llegar en unos años a unas memorias internas a la altura de los discos duros de nuestros ordenadores actuales.

En unos años tendremos espacio para aburrir en nuestros teléfonos

abodftyh en Flickr bajo licencia CC En unos años tendremos espacio para aburrir en nuestros teléfonos

Publicidad

Si buscamos el modelo de smartphone con más almacenamiento interno de cualquier marca lo habitual es que sea de 64 GB, salvo honrosas excepciones menos conocidas que ofrecen el doble (el portentoso Meizu MX3 'made in China', por ejemplo).

También tenemos que contar con los teléfonos que permiten una microSD externa, la opción salvadora para los que les gusta llevar consigo muchos archivos pesados. Para estos este año ya se comercializan estas diminutas tarjetitas con hasta 128 GB: diez veces menos de lo que señalamos en el titular y por algo más de cien euros.

Y luego están los planes en la nube, pero la capacidad ofrecida en relación con los precios deja bastante que desear, aunque últimamente se hayan bajado un poco de la parra. Otra vez podemos matizar que existen excepciones, pero vas a tener que animarte con el idioma chino un poco...

¿Para qué quiero 1 terabyte (es decir, 1024 GB) de memoria en un teléfono? ¿Estamos locos o qué? Pues probablemente ahora no lo necesitemos, ni en un par de años incluso, pero más adelante es probable que muchos si que lo veamos con buenos ojos.

Las imágenes que tomamos cada vez tienen más resolución, más calidad y tamaño y el futuro cercano del vídeo es el 4K (o la ultra-alta definición). Para hacerte una idea, en 1 TB de memoria que ahora nos parece desmesurado se podrían guardar hasta 50 horas de vídeo en 4K.

Ya tenemos televisores que reproducen contenidos con 4.000 píxeles de ancho, es decir, cuatro veces superior al estándar actual de HD (1080p). Vale, cuestan un ojo de la cara pero se van a acabar imponiendo con el tiempo. Y esos vídeos van a pesar un montón, amigos (nos referimos a peso en MB).

En la grabación de contenidos a la máxima resolución posible entra en juego la memoria en la que van a trabajar Toshiba y Sandisk a partir de 2016 y para la que han creado una 'joint venture' exclusiva para este fin por valor de 3.500 euros.

Otros competidores como Samsung también están apuntados a la carrera de fabricar los primeros chips "flash 3D" para dispositivos móviles. Se llaman memorias 3D porque se diseñan a partir de muchas capas de semiconductores apiladas unas sobre otras.

Los fabricantes se han dado cuenta que el límite físico y la competición por fabricar el chip más pequeño están llegando a su límite. Los chips del futuro oscilan hacia esa tercera dimensión, que es usada para aumentar de capacidad estos objetos.

Para tal efecto van a dedicar una fábrica exclusiva en un edificio de Toshiba en Japón, aunque no prevén comercializar estas súper memorias hasta dentro de cinco años. Pero acostumbrados a lo rápido que se mueve el mundillo tecnológico no nos debería sorprender si llega antes. La producción a pequeña escala y con capacidades menores ya está prevista para 2016.

Yo para ese año casi que me gusta imaginar esas memorias en los 'wearables' del futuro más que en los teléfonos actuales... Porque no siempre “el futuro ya está aquí”, como cantaba Radio Futura.

Publicidad