TecnoXplora » Gadgets

NO ERES TÚ, SOMOS TODOS LOS DEMÁS

Google Glass: de revolución a proyecto ¿abandonado?

Todo el mundo está abandonando Google Glass como dispositivo del mañana pese a que hace menos de un año fuera una revolución. Ahora, sin embargo, va camino de convertirse en el Segway de Google.

¿El fin de las Google Glass?

Agencias ¿El fin de las Google Glass?

Publicidad

¿Recordáis el entusiasmo que invadió a todo el mundo con el anuncio de la comercialización de los Segway, esos vehículos unipersonales de dos ruedas manejados con la inclinación de tu cuerpo? ¡Yo tampoco! Y eso es lo que le está ocurriendo a Google Glass ahora mismo, en 2014. Tras ser la tecnología que todo el mundo quería usar y para la que se estaba innovando, ha pasado a ser ese gadget que solo unos pocos siguen usando y que todo el mundo señala por la calle cuando ven a alguien que lo usa.

Las malas noticias las empezó dando Reuters hace poco: la mayoría de proyectos en ciernes para Google Glass habían dejado de recibir actualizaciones porque bien las empresas dedicadas al asunto decidieron emplear esos recursos en otras cosas. Y no son precisamente pocas: 9 de 16 de las empresas con una app o producto pensado para Google Glass han dejado de lado su desarrollo.

Otra señal más preocupante es que “The Glass Collective”, un fondo de inversiones de riesgo –con capital puesto por otros fondos de inversiones de riesgo– que estaba dando apoyo muy directo y abundante a apps pensadas en exclusiva para Google Glass ya no existe. Su página redirige directamente a la web de Google Glass y tres empleados clave de Google que estaban en el susodicho colectivo paracen haber abandonado el carro.

Sergey Brin con las Google Glass

No todo son malas noticias. Facebook sigue apostando por Google Glass, lo que al menos nominalmente resulta muy importante. Y OpenTable también sigue desarrollando apps para encontrar restaurantes en las gafas. En total, la web oficial de Google Glass sigue listando más de 100 apps, pero es imposible no preocuparse cuando la app de Twitter no es una de ellas…

Y hablando de cosas preocupantes, ¿por qué Sergey Brin no llevaba sus gafas, esas que no ha dejado de ponerse prácticamente en ninguna aparición pública, el pasado 9 de noviembre? Quizá esta, aun siendo la señal más casual, sea la más evidente de todas de que Google Glass está a punto de palmar como gran proyecto que iba a revolucionar nuestra forma de ver -literalmente- el mundo.

A todo esto, ¿cuánto se lanza Google Glass? Sí, la opción para desarrolladores que cuesta ni más ni menos que 1.500 dólares está ahí para los valientes, ¿pero la versión para consumidores? No hay ninguna fecha consolidada, ni tan siquiera para 2015, para esta versión que debería estar promocionándose ya como loca si Google creyese realmente en el producto.

Nadie duda del potencial de Google para determinadas áreas industriales o de seguridad, pero sería una lástima que algo tan prometedor en principio haya caído en desgracia sin saber realmente muy bien por qué. ¿No se han conseguido solucionar los problemas de espacio? ¿O es que ha sido una tecnología rechazada por el público tras un uso escaso? Los casos de agresiones se han manipulado bastante y la sonoridad de los llamados ‘glassholes’ ha sido importante, ¿pero de verdad eso iba a poder con Google?

Al final podría ser que Google Glass se usara para entrenar a empleados de McDonalds y KFC o para rodar horribles montajes de pornografía más que para plantar cara a Apple, como inicialmente pensamos todos.

Publicidad