Las pulseras de actividad se han convertido en un accesorio habitual para muchos usuarios móviles. Los wearables en su conjunto se han convertido en un acompañante imprescindible para poder disfrutar de toda nuestra actividad en el día a día, desde hacer deporte a incluso conocer a fondo cómo es nuestro sueño. Una de las firmas más carismáticas a la hora de hablar de pulseras de actividad y smartwatch es Fitbit, que ahora ha lanzado su Fitbit Charge 4, la cuarta generación de su pulsera más popular, y que llega con interesantes novedades.

Características de la pulsera Fitbit Charge 4

En los wearables con cierta solera en el mercado el diseño no es un aspecto importante a actualizar, de hecho estas nuevas generaciones suelen ofrecernos mejoras sobre todo en el software, en los algoritmos de reconocimientos de actividad y en la mejora de los sensores dentro de un mismo diseño. Vuelve a ofrecer una pantalla táctil en escala de grises y con un botón lateral integrado. Hay lógicamente algunas mejoras respecto de sus predecesores, que son las que justifican una actualización de este modelo. Una de las principales novedades la hemos visto ya en otras pulseras del mercado.

Esta es la medición del nivel de saturación de oxígeno en sangre, algo que complementa al sensor de ritmo cardiaco tradicional con el que cuentan este tipo de dispositivos. Ahora los algoritmos para monitorizar el sueño han sido mejorados, incluyendo nuevas funciones inteligentes, como “Smart wake” que nos puede indicar la hora ideal para despertarnos. Esta pulsera llega por ejemplo con conectividad GPS integrada, por lo que puede grabar nuestros movimientos sin necesidad de posicionarse con la ayuda del teléfono móvil. Es sumergible hasta los 50 metros, y con ella podemos disfrutar de todo tipo de notificaciones en su pantalla.

Incluso podemos pagar con ella, gracias a Fitbit Pay, con solo acercar la pulsera al datafono en la tienda. La autonomía es más que suficiente si tenemos en cuenta las características con las que cuenta. Ya que por ejemplo puede permanecer encendida hasta siete días con un uso normal, y cinco horas seguidas con el GPS activado. Hay otras mejoras en el software de esta pulsera que nos ofrecen un mejor seguimiento de nuestra actividad. Como los “Minutos en Zona Activa” que harán vibrar a esta Fitbit Charge 4 cuando alcanzamos nuestro objetivo de frecuencia cardiaca durante el entrenamiento. Además ahora podemos controlar la música desde la pulsera a través de Spotify.

Esta pulsera llega en diversos acabados, con distintos colores y accesorios para personalizar su aspecto a nuestro gusto. Y hay que reconocer que es una de las pulseras de actividad más Premium que podemos encontrar actualmente en el mercado. Esta Fitbit Charge 4 ya está disponible en el mercado español por un precio de 149,95 euros, aunque de momento solo podemos reservarla en su tienda oficial. Una actualización más sutil a esta nueva generación que sobre todo mejora en los algoritmos de seguimiento de la actividad. En realidad es el gran fuerte de los principales fabricantes de este tipo de dispositivos, su poder para hacer algoritmos que sean capaces de monitorizar nuestra actividad de forma precisa. Porque otras pulseras mucho más baratas también cuentan con estas funciones, pero es evidente que no son tan sofisticadas y precisas como en el caso de esta Fitbit.