TecnoXplora » Gadgets

LA ROPA INHIBE LA TECNOLOGÍA NFC DE LAS TARJETAS INALÁMBRICAS

Estos pantalones son a prueba de hackers

Las nuevas tarjetas de crédito o débito contactless funcionan con tecnología NFC y con un escáner (muchos smartphones lo tienen) se puede acceder a la información bancaria e incluso clonar la tarjeta. Por eso una firma de ropa se ha aliado con Norton para crear pantalones anti-hackers.

Pantalones exclusivos contra los hackers

Betabrand Pantalones exclusivos contra los hackers

Publicidad

La marca de ropa californiana Betabrand se ha aliado con la firma de seguridad informática Norton. Y, ¿qué es lo que pasa cuando juntas a un fabricante de ropa con una empresa de antivirus? Pues que salen unos pantalones totalmente a prueba de hackers, protegidos contra el robo de información y otras técnicas que pueden dejarnos un agujero en la tarjeta de crédito sin que esta salga de nuestro bolsillo.

Y es que en el último año y medio aproximadamente los bancos han renovado el dinero de plástico de sus clientes. Las nuevas tarjetas 'contactless' que tenemos en nuestras manos permiten pagar solo con acercarlas a los TPV o datáfonos que ya están adaptados, y si el importe es menor de 20 euros las máquinas ni siquiera piden el PIN.

Aparte de la comodidad en el pago, esta tecnología permite a un posible atacante robar los datos de la tarjeta en unos segundos. No es difícil crear una aplicación que copie toda la información y la use para hacer compras en sitios online. De hecho, en la Universidad de Deusto llevaron a cabo un experimento para mostrar lo vulnerables que pueden ser las tarjetas contactless.

En él desarrollaron una aplicación móvil capaz de leer la información de una tarjeta contactless. Obtuvieron todos los que se podrían ver a simple vista excepto el CVC (el código corto que está impreso en el dorso). Para comprar en internet muchos sitios piden este código, pero no todos. De hecho, en el experimento los investigadores lograron hacer compras en Amazon con los datos obtenidos mediante la lectura con un smartphone.

Se puede argumentar que el NFC (porque la tecnología 'contactless' no es otra que el 'near field communication' que a estas alturas se puede encontrar en un amplio elenco de smartphones disponibles en el mercado) solo funciona en distancias cortas (un máximo de diez centímetros), pero ya hay quien ha creado antenas caseras capaces de interceptar una transmisión de este tipo a 60 centímetros de distancia.

Y esa es la clave del proyecto: la inseguridad de la señal. En el mensaje promocional de sus pantalones anti-hackers, Betabrand dice que en 2015 más del 70% de las tarjetas serán vulnerables al escaneado RFID (el NFC es un tipo de RFID).

Pantalones antihacker

Gracias a estos pantalones, financiados a través de crowdfunding, no se podrá acceder a las tarjetas contactless o a pasaportes con RFID. Los bolsillos están fabricados con un material basado en la plata que bloquea las señales inalámbricas RFID, de forma que todo lo que esté ahí se encuentra a salvo. Betabrand también ha diseñado una chaqueta tipo blazer con el mismo tipo de protección. Las prendas costarán 151 y 198 dólares respectivamente y se podrán adquirir a partir de febrero. No son baratas, pero la seguridad tiene un precio.

En un vídeo de promoción Betabrand muestra cómo una persona podría obtener la información de la tarjeta acercando un lector de RFID a un bolsillo: estos carteristas digitales lo tienen más fácil que los de antaño porque no tienen que dar un empujón o pegarse como una lapa a su víctima.

El problema del robo de información mediante la tecnología RFID es más visible en las tarjetas 'contactless', pero no se ciñe solo a estas. Dispositivos como bombas de insulina o implantes que monitorizan ciertos parámetros de la actividad corporal también están sujetos a este tipo de ataques.

Publicidad