TecnoXplora » Gadgets

Conducta temeraria

Este vídeo demuestra que el coche autónomo está lejos de ser algo cotidiano

El conductor de un Tesla con el piloto automático completo comparte las extrañas maniobras del vehículo en conducción urbana.

 Este vídeo que demuestra que el coche autónomo está lejos de ser algo cotidiano

Photo by Kirill Tonkikh on Unsplash Este vídeo que demuestra que el coche autónomo está lejos de ser algo cotidiano

Publicidad

La conducción autónoma nunca ha estado tan cerca de ser una realidad. Y no se trata de una promesa comercial, sino que ya son distintos los vehículos que cuentan con alguna modalidad de este tipo de conducción automática. Sin duda la más conocida es la de los automóviles de Tesla, que nos permite relajar las manos y los pies mientras estamos inmersos en un atasco, o incluso cuando vamos a gran velocidad por la autopista, ya que el coche está más que de sobra preparado para poder conducir de forma autónoma en estas condiciones. Muchas veces se ha asegurado que de hecho los coches autónomos serán mucho más seguros que los conducidos por un ser humano. Pues bien, hoy nos hacemos eco de un vídeo que nos muestra que esto de momento está lejos de ser algo real, y que todavía hay muchos aspectos que pulir para poder disfrutar de una conducción autónoma real.

El mundo real no es tan predecible

Hoy hemos conocido un tuit que es el perfecto resumen de lo que venimos hablando. Y es que no es lo mismo moverse lentamente por un atasco, o a gran velocidad por una autopista en la que no hay prácticamente obstáculos, que hacerlo en un centro urbano donde las sorpresas y maniobras inesperadas por parte de otros conductores son lo cotidiano. Este vídeo compartido por Taylor Ogan, nos muestra cómo de caóticos pueden ser poco más de 20 minutos de conducción autónoma a bordo de un Tesla, el vehículo más avanzado del mundo en este aspecto.

Eso sí, advierte que se trata de la beta del “piloto automático completo” de Tesla, y que conducir con ello es lo contrario a ser algo útil, y que más bien es toda una temeridad conducir de esta forma el vehículo. Concretamente en el vídeo podemos ver cómo la asistencia humana por parte del conductor debe ser casi continua. Lógicamente los 22 minutos de conducción están comprimidos en algunos segundos, y muestran todas las veces que ha habido que tomar el control ante maniobras verdaderamente temerarias. Podemos ver giros poco precisos, en los que el coche está a punto de colisionar lateralmente.

Frenazos por parte del conductor para evitar impactos, así como giros de volante sin fundamento alguno, y que se realizan demasiado tarde. Y es que, aunque el coche muestra en la pantalla la trayectoria que va a seguir, esta no es siempre la más segura ni la más recomendable. Dentro de este hilo podemos ver otros vídeos breves, en los que se muestran situaciones que no terminan en tragedia porque interviene el conductor. Y es la realidad, por muchas cámaras y software que equipen estos coches, están lejos de poder anticiparse a todos los peligros de la carretera.

Conducir un coche en un modo semi autónomo es algo muy cómodo y divertido, pero solo en entornos de conducción ideales. Por experiencia propia si no fuera por la intervención del ser humano, el coche se habría salido de la vía en tramos tan habituales como en un cambio de rasante con curva, sencillamente porque no pueden detectar lo que está por venir.

Publicidad