La tecnología es lo que tiene. Que según vamos probando, queremos más. La vista es uno de los sentido más importante a la hora de crear un espacio lo más real posible y hacernos sentir como si estuviéramos dentro de la pantalla. Sin embargo, unas gafas de realidad aumentada, por ejemplo, no pueden modificar el entorno real y físico.

Por eso, ahora acaban de inventar Immersit, un dispositivo capaz de mover tu sofá o hacerlo vibrar en función de las escenas que aparezcan en pantalla. De algún modo, es como si estuvieras en el asiento de una montaña rusa, pero sin ataduras y sin riesgos. Cómodamente y desde tu casa.

Immersit es capaz de levantar tu sofá hasta 10 centímetros y soporta unos 500 kilos.

La verdad es que el invento tampoco es súper novedoso. De hecho, existen algunos cines que ya emplean un sistema similar en sus butacas para que el espectador disfrute de una experiencia en “4D”. Sin embargo, la llegada de Immersit podría significar que esas sensación de estar sumergido en la película llegue a más público.

Su uso no parece demasiado complicado. Se trata de unos dispositivos que se colocan debajo del sofá y que lo mueven en distintas direcciones: arriba, abajo, hacia delate y hacia atrás y de un lado a otro.

Y se puede usar en cualquier sofá porque no requiere instalación. Solo poner los dispositivos debajo del sofá y listo. Los motores eléctricos del sofá harán el resto. Habrá dos maneras de sincronizar los movimientos con las escenas. Por una parte, puedes codificar los impulsos al mandarlos vía WiFi.

La segunda manera es mediante el sonido. Immersit detecta ruidos y explosiones y se mueve cuando salgan en pantalla.

Además de para películas, Immersit está preparado para funcionar con videojuegos. Lo puedes configurar según el mando. De esta forma, si giras a la derecha puedes configurar Immersit de forma que mueva el sofá en esa dirección. En la actualidad es compatible con la consola Xbox One y Xbox 360, con la PS3 y pS4, con PC y con más de 120 juegos diferentes.

La única pega podría ser el precio. Immersit no es demasiado barato, pues puede llegar a los 800 euros. Además, sus creadores no creen que puedan hacer los primeros envíos hasta octubre de este año.