TecnoXplora » Gadgets

TAL VEZ LOS BOMBEROS DEL FUTURO SE PAREZCAN A BILL MURRAY

Este invento a lo Cazafantasmas apaga fuegos con ondas de sonido

El fuego desaparece como por arte de magia al acercar un tubo de gran diámetro. Dos estudiantes universitarios han creado este artilugio poniendo 600 dólares de su bolsillo.

Invento creado para apagar fuegos

Agencias Invento creado para apagar fuegos

Publicidad

El fuego no es espectacular, todo hay que decirlo, apenas una llamarada que culebrea en una sartén: tampoco hacía falta incendiar una vivienda para llevar a cabo la demostración. El momento dura unos pocos segundos.

En el vídeo se puede ver cómo uno de los dos estudiantes enciende el fuego, el otro acerca un aparato arrancado de un decorado retrofuturista y apunta hacia la sartén. No sale agua ni se aprecia ninguna variación visual procedente del tubo, pero las llamas se tambalean, encogen y, tras un feroz amago de resurrección, desaparecen. Se han extinguido a causa de las ondas de sonido que escupe el artilugio y, claro, el sonido no se ve.

Dos estudiantes de la Universidad George Mason son los responsables de este invento: sus nombres son Seth Robertson y Viet Tran y cursan la carrera de Ingeniería Eléctrica e Informática. Al principio, cuando propusieron su experimento como parte de un trabajo de clase sus compañeros no se fiaban. Pensaban que aquellos dos y su extravagante idea harían que todo el grupo suspendiera. Pero ellos siguieron adelante con lo que se proponían hasta que encontraron a un profesor dispuesto a respaldar el proyecto.

El artilugio usa ondas de baja frecuencia, que desplazan el oxígeno a su paso, de manera que se ahoga al fuego. Pero no sirve cualquier tipo de onda: los estudiantes se dieron cuenta de que los sonidos a los que estamos habituados solo conseguían que las llamas temblaran. En cambio, una baja frecuencia de 30 a 60 Hz puede desplazar el oxígeno el tiempo necesario como para que el fuego se apague.

El aparato creado por estos dos estudiantes genera este tipo de sonidos, los amplifica y después los dirige hacia un punto específico. Uno de los estudiantes, Tran, compara las ondas de baja frecuencia con los bajos de una canción de hip-hop. Bromea diciendo que algunos raperos, como 50 Cent, serían capaces de apagar un fuego ellos solitos. Aparte de la ocurrencia, Tran ya está pensando en cómo obtener el apoyo de las estrellas del hip-hop para promocionar su invento.

En el vídeo se puede apreciar cómo uno de los estudiantes aparece armado con una especie de radiotransmisor antiguo, colgado a un lado, y un grueso tubo con el que apunta a las llamas. En total, nueve kilos. Y la apariencia se asemeja a un equipo propio de los Cazafantasmas, aquellos que cargaban en forma de mochila y después disparaban a dos manos hacia los pringosos habitantes de otra dimensión.

En vez de fantasmas será fuego lo que hagan desaparecer estos dos estudiantes, que emplearon 600 dólares de su bolsillo para construir un ingenio al que ya le están buscando aplicaciones comerciales. El uso más sencillo que han pensado es en cocinas, para apagar llamaradas repentinas. Pero también manejan otro tipo de opciones más futuristas. Por ejemplo, el aparato se podría acoplar a un dron para extinguir un incendio en un bosque o como apoyo a la labor de los bomberos en un edificio. Y eso sin olvidar que esta tecnología podría funcionar en una nave espacial, donde la gravedad impide que el agua sea efectiva para apagar unas llamas.

Los cazafantasmas

Publicidad