Los cargadores para nuestros móviles normalmente solo tienen un propósito obvio, cargar el smartphone. Ya sea mediante cable o de forma inalámbrica, lo que esperamos de un cargador es que haga bien su trabajo y nos cargue la batería en el menor tiempo posible. Pues bien, ahora Sandisk ha lanzado un nuevo cargador inalámbrico para nuestro móvil que no solo carga este, sino que además es capaz de hacer una copia de seguridad de nuestras fotos, y no una copia cualquiera, sino local, algo que sin duda ofrece unos matices distintos de la tradicional copia de seguridad en la nube.

Copia de seguridad mientras se carga

Este cargador de Sandisk ha sido desarrollado para que nos ofrezca dos usos en uno. Uno de ellos, el obvio, ya que puede cargar nuestro móvil de manera inalámbrica, dejando reposar el teléfono sobre este cargador. En esta modalidad, ofrece una carga inalámbrica de hasta 10W de potencia, por lo que ofrece una velocidad bastante decente a la hora de cargar el Smartphone. Pero sin duda alguna la característica más interesante de este cargador es que permite hacer una copia de seguridad local de nuestras fotografías y vídeos en el propio cargador.

El cargador se puede comprar con diferentes capacidades, como por ejemplo 64GB, 128GB y 256GB. Por tanto, la copia de seguridad local puede tener hasta este tamaño. El proceso es sencillo, porque una vez que dejamos el móvil sobre el cargador, este se conecta mediante Wifi al móvil y comienza a hacer una copia local de las fotos y vídeos del móvil, ya sea un iPhone o un móvil Android. De esta manera cuando recojamos de nuevo el móvil, este estará cargado al 100% y además habrá liberado el espacio de todas las fotografías y vídeos nuevos que hubiéramos grabado.

Sin duda es una idea genial que mata dos pájaros de un tiro, pero que a la larga parece tener algunas lagunas. Ya que parece que el almacenamiento con el que cuenta este cargador es un tanto limitado para el número de fotos y vídeos que podemos llegar a acumular. Es bastante fácil que en unos meses o un año hayamos llenado todo el almacenamiento del cargador, y no parece haber un método claro de cómo extraer esa copia de seguridad de los elementos multimedia en nuestro smartphone.

Podemos tener distintos perfiles de uso, para que al detectar el móvil que se está cargando, sus fotos se guarden en un perfil específico para esa persona y no se mezclen con los de otras. Este cargador además viene acompañado de una app con la que podemos gestionar desde el móvil la copia de seguridad de manera sencilla. Sin duda es una buena solución para aquellos que quieren conservar las fotos que hace su móvil en su calidad original, porque como sabéis los servicios en la nube en su modalidad gratuita suelen comprimir las imágenes. El precio de este cargado en su versión de 128GB es de 99 euros, mientras que la versión con capacidad de 256GB es de 143 euros al cambio.