Aunque estamos en pleno verano, nos encontramos en esos días en los que los fabricantes apuran los días para tener preparados de cara a la vuelta al colegio y el trabajo el mayor número de dispositivos posibles. Y los smartwatch son también de esos gadgets que podrían formar parte de la lista de la compra de algún usuario a la vuelta de la temporada estival. Quien más y quien menos se proponen hacer más ejercicio o controlar mejor su vida, y en ese aspecto los wearables se llevan la palma. Ahora hemos conocido uno de los más importantes, el Misfit Vapor X, que se ha presentado oficialmente con Wear OS como sistema operativo.

Estrenando el procesador más potente

Este smartwatch es uno de los primeros en contar con el nuevo procesador de Qualcomm, el Snapdragon 3100, diseñado precisamente para wearables, que promete un gran rendimiento, el más potente que podemos ver actualmente en un reloj inteligente. Con esas credenciales se presenta este Misfit Vapor X, un smartwatch que apunta muy alto. Respecto de su componente más importante, la pantalla, cuenta con una de 1,19 pulgadas de aspecto circular, y que tiene tecnología AMOLED con un diámetro de 42 milímetros. La correa de este reloj es de silicona, y se denomina Strap+, siendo de una silicona aún más suave que la de sus predecesores, y por tanto más cómoda.

Al igual que muchos de los Galaxy de Samsung, este reloj cuenta con un bisel que gira, para facilitar el movimiento por los distintos menús del teléfono. Además de la pantalla táctil y dos botones físicos con los que cuenta en el lateral. Viene con 512 megas de memoria RAM y un almacenamiento interno de 4GB. La batería también es uno de los aspectos básicos de un reloj como este, y en el caso del Misfit Vapor X encontramos hasta 24 horas de autonomía, por lo que nos aguantará algo más de un día encendido con un uso moderado. Con un modo reloj exclusivo se consigue aumentar la autonomía hasta los dos días, pero prescindiendo de algunas características.

La carga es rápida, y nos ofrece hasta el 80% de la carga en solo 50 minutos. Es resistente al agua, hasta tres atmósferas, y cuenta con sensores como el giroscopio, acelerómetro, un lector del ritmo cardiaco o altímetro. E importante, cuenta con conectividad GPS y NFC para poder pagar con él en tiendas. Un aspecto muy importante es que llega con Wear OS como sistema operativo, que no es otro que la versión más moderna para smartwatches de Android Wear. Por tanto viene con Google Assistant integrado y todo lo que ello supone, con la posibilidad de interactuar completamente con este asistente. Se ha puesto a la venta en Estados Unidos, en su página oficial, donde tiene un precio de 199,99 dólares, aunque es un precio promocional, ya que después tendrá un precio de 279,99 dólares. Un smartwatch bonito, muy bien acabado, y que sin duda va a ofrecer toda la potencia disponible hoy en día en un smartwatch gracias a su nuevo y potente procesador.