Los altavoces Google Home se han convertido cada vez más en dispositivos habituales en nuestras casas, donde ya es uno más de la familia cuando se trata de resolver nuestras dudas o de controlar los pormenores del hogar conectado. Y lógicamente, no dejan de ser altavoces, lo que quiere decir que su sonido es clave a la hora de brindar una buena experiencia de uso en el día a día. Os contamos cómo podéis alterar el sonido del altavoz Google Home a vuestro antojo, para que se adapte a vuestros gustos musicales o de sonido. Todo gracias al ecualizador que incorpora en la aplicación Google Home que controla a estos dispositivos.

Edita los ajustes de sonido de tu altavoz Google Home

Aunque algunos de los altavoces de Google cuentan con botones físicos para sustituir algunas tareas, la realidad es que no cuentan con controles físicos para controlar ciertos aspectos del sonido bastante comunes, como son los bajos o los agudos, unos ajustes que suelen ser bastante personales para cada uno de nosotros. No hay una fórmula precisa para decir cuál es el mejor ajuste de sonido pero lo que está claro es que al menos con la posibilidad de poder evitar los bajos y los agudos conseguiremos adaptar el sonido del altavoz a nuestros gustos.

Editando los ajustes de audio | Tecnoxplora

Para ello lo que debemos hacer una vez más es entrar en la app de Google Home, esa que nos permite acceder a todos los ajustes de los dispositivos que funcionan bajo el paraguas de la plataforma de hogar conectado de Google. En este caso, una vez que entramos en la app, lo que debemos hacer es buscar en la pantalla principal de dispositivos ese altavoz del que queremos cambiar los parámetros de sonido. Para ello podemos buscarlo rápidamente de dos formas, primero en base al aspecto del icono del dispositivo que se muestra en el que veremos claramente el diseño de un dispositivo Google Home Mini, por ejemplo en el caso de tener uno de estos dispositivos.

Y en segundo lugar por el nombre, que seguramente hayas personalizado para poder identificar el dispositivo dentro de la red doméstica donde están conectados todo este tipo de dispositivos. Una vez que lo hemos seleccionado, veremos una pantalla principal con el nombre del dispositivo, y el volumen general de este con un porcentaje total del volumen. Pues bien, en la parte superior derecha tenemos tres iconos, el primero de ellos es precisamente el de algo parecido a un ecualizador. Ahí es donde debemos pulsar para comenzar a editar nuestras preferencias de sonido.

Hay dos simplemente, pero son clave para poder darle un toque más personal. La primera es la de los bajos, que nos permitirán darle más rotundidad al sonido, cuanto más alto sea el ajuste. Y en segundo lugar los agudos, que nos permitirán disfrutar de un sonido más claro a medida que vamos subiendo también este ajuste. De esta manera notarás que tu altavoz gana en potencia de sonido con los graves y en claridad con los agudos, por lo que podrás ajustar el sonido de una manera diferente a como lo disfrutamos de fábrica.