MÁS ALLÁ DE LAS CÁMARAS DE SEGURIDAD PÚBLICAS

MÁS ALLÁ DE LAS CÁMARAS DE SEGURIDAD PÚBLICAS

China controlará muy pronto a toda su población mediante reconocimiento facial

El plan de China para instalar cámaras de seguridad y capacidad de reconocimiento facial en sus calles se completará en 2020. Para esta fecha se habrá creado una red de vigilancia que cubrirá a la práctica totalidad de la población, según esperan las autoridades.

Cámaras de seguridad
Cámaras de seguridad | Samuel Huron

Pablo G. Bejerano | @pablogbej | Madrid | 06/04/2018

El proyecto se llama ‘Sharp Eyes’ y ha empezado como piloto en la provincia de Chongqing. El objetivo va más allá de las cámaras que ya examinan las vías públicas, los centros comerciales o estaciones de tren. Se trata de reunir también imágenes de cámaras de uso privado, en edificios y urbanizaciones.

Ambos tipos de imágenes, las obtenidas mediante cámaras públicas y las que enviarán los sistemas privados, se integrarán en una red a escala nacional para procesarlas y analizarlas si hay necesidad. Con estos mimbres China pretende construir una plataforma que potencialmente permitirá tener una vigilancia mediante reconocimiento facial de su población.

La tecnología que empleará el sistema será el reconocimiento facial, para identificar a los ciudadanos, que se combinará con la localización de estos individuos. Después, con ayuda de técnicas de inteligencia artificial se automatizará un proceso de análisis. Aquí lo que se pretende es organizar la inmensidad de los datos que llegarán al sistema, determinar cuáles son los comportamientos o las personas potencialmente sospechosas y rastrearlas.

Según las autoridades esto se hace para poder predecir delitos –de forma que serían evitables–, perseguir a criminales con más eficacia o coordinar a servicios de emergencias.

Para dar una idea de la magnitud del proyecto, para el pasado mes de diciembre en la provincia de Sichuan se habían instalado 40.000 cámaras de vigilancia en más de 14.000 pueblos. Las autoridades locales, como la policía, tendrán la facultad de acceder a los datos depurados de las imágenes captadas por estos sensores.

Cámara en China | IMs Bildarkiv / Photo Archive

En cuanto a las otras cámaras, las que no instala el estado sino que se encuentran en edificios, urbanizaciones, centros de oficinas, las autoridades chinas se han valido de su influencia para incluir estas imágenes en su sistema de vigilancia nacional. Son sensores conectados a Internet, cuyos datos también pasarán por el tamiz de la inteligencia artificial, según informaba The Washington Post.

La red de vigilancia china suena a distopía al más puro estilo orwelliano, sin ocultamientos. Desde el portal Radio Free Asia, sostienen incluso que los dispositivos conectados de los ciudadanos, como smartTVs o smartphones, también alimentarán al sistema nacional. Algunos usuarios se han quejado de que el brazo del gobierno chino llega hasta aplicaciones como WeChat o simplemente la compra de un billete de tren. La revisión del tráfico de las redes sociales por las autoridades del país es un hecho que comúnmente se da por asumido.

Más noticias

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.